La Ciudad y sus árboles: el palo borracho

Palo borracho en la Av. 9 de Julio.

Las calles de Buenos Aires tienen varias especies de árboles que resultan familiares, porque se los puede ver en muchos espacios verdes. Uno de ellos tiene por nombre científico Ceiba Speciosa, pero es mucho más conocido como Palo Borracho, y más todavía por su inconfundible silueta abultada en la parte central del tronco.

Una información del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño señala que en la Ciudad hay más de 3.400 palos borrachos. Había unos cuantos en las plazas centrales de la Avenida  9 de Julio, pero con la obra del Metrobús, 173 palos borrachos debieron sacarse de allí y “fueron reubicados de manera satisfactoria en distintas plazas y parques”, según señaló el Ministro de esa cartera Eduardo Macchiavelli.

Los hay de dos tipos: el chaqueño de flores rosadas que es el más utilizado, y el jujeño de flores blancas. Es de hojas caducas y los ejemplares suelen medir entre 10 y 20 metros de altura. Una de sus características es que tienen una floración muy prolongada, y además, son árboles rústicos que requieren poco mantenimiento.

Hay palos borrachos en varios parques y plazas porteños, y en este barrio los vemos en la 9 de Julio –hay algunos todavía- y en Plaza San Martín.