Las esculturas que ya no están. Nota 8

Por Josefina del Solar

En  esta serie de notas que publicamos en la Gaceta  nos ocupamos especialmente de un aspecto del patrimonio urbano de Retiro, el de las esculturas en la vía pública. Una observación surgida de nuestro trabajo sobre la evolución urbanística del barrio nos lleva a considerar que hay actualmente menos esculturas en espacios públicos si comparamos con otras épocas. Pueden existir varias causas para esto, como serían las diversas reformas que se han hecho en calles y plazas a lo largo de los años, los cambios en los conceptos urbanísticos más actuales o las necesidades derivadas de esos cambios y de las nuevas tecnologías, que apuntan más a lo funcional y llevan a que ya no se consideren las obras de arte –al menos las esculturas clásicas- como parte inseparable del mobiliario de nuestras ciudades.

No hay que olvidar tampoco el hecho de la depredación, que ha aumentado en forma considerable, sobre todo en las dos últimas décadas. Las esculturas u otras piezas artísticas son dañadas o mutiladas, muchas veces por razones incomprensibles, otras para obtener algún beneficio material, sobre todo tratándose de partes de metal. Y hasta se han robado piezas íntegras, como explicamos en alguna nota anterior; entonces, para preservar a algunas esculturas se las ha trasladado.  Claro que a veces ese traslado se realizó por alguna otra razón.

La escultura que consideramos en esta ocasión estuvo en el barrio hace varias décadas aunque por poco tiempo, luego del cual fue llevada a otro espacio verde de la Ciudad. No conocemos la causa exacta del traslado, tenemos sólo alguna hipótesis al respecto. De todos modos nos parece muy interesante mostrarla en este espacio.

Sarmiento en la Plaza San Martín

La escultura en su ubicación posterior en el Rosedal de Palermo.

Teníamos esta fotografía hace tiempo, pero nos faltaban datos, por eso no la habíamos publicado. No sabíamos exactamente de cuándo era la toma, ni cuándo la escultura estuvo allí, ya que a pesar del abundante material gráfico y la información que manejamos con respecto al barrio, no la ubicábamos en otras fotos, por ejemplo. Por suerte encontramos recientemente alguna información que nos permite ahora presentarla con algo más de contexto.

Se trata de una escultura, más precisamente de un altorrelieve en mármol de Carrara denominado Ofrenda floral a Sarmiento. Por lo que vemos representa a Domingo Faustino Sarmiento sentado, en una actitud reconcentrada y pensativa, y cerca un grupo de chicos ofreciéndole flores. Es obra del escultor francés Emile Peynot, y fue realizada en 1915, según los datos que hemos encontrado.

La foto muestra el momento en que la escultura está siendo colocada en un lugar que nos resulta muy familiar, ya que se trata de la barranca de la Plaza San Martín que da hacia el bajo.  Incluso entre los edificios se ve parte del Palacio Ortiz Basualdo, que estaba en Arenales y Maipú. Recientemente encontramos en Internet la fecha: dice 1933. Sabemos que por esa fecha hubo en ese sector una importante remodelación, ya que se demolieron edificios que estaban allí, se sacó el Pasaje Falucho que surcaba en diagonal ese espacio y se reconstruyó la barranca de la Plaza. Pensamos entonces que probablemente la foto sea un poco posterior, quizá del ‘34.  

Lo cierto es que la escultura estuvo por poco tiempo allí, de modo que no sabemos si en su momento se la colocó con un criterio de permanencia o no, porque nos encontramos con que el 9 de septiembre de 1938 fue inaugurada en el Parque 3 de Febrero en Palermo, más puntualmente en el espacio del Rosedal. La hipótesis que tenemos es que seguramente el Parque 3 de Febrero era un espacio más afín para colocar la escultura, ya que a Sarmiento se debe la apertura de ese espacio verde en terrenos que pertenecieron a la residencia de Juan Manuel de Rosas. Incluso el nombre del Parque se vincula a la fecha en la que Rosas fue derrotado en la Batalla de Caseros el 3 de febrero de 1852.

En su ubicación de Palermo la escultura fue vandalizada, lo que hizo que debiera ser restaurada, y se le colocara una reja para protegerla.

FOTOS:

  • Fotografía que muestra la instalación de la escultura de Sarmiento en la barranca de la Plaza San Martín en la década del ’30.

La escultura en su ubicación posterior en el Rosedal de Palermo.