Sobre el Día de Retiro

El 30 de junio pasado fue el Día de Retiro, establecido por ley de la Legislatura en 2007. Este año debido a la situación por todos conocida, no pudo festejarse de ninguna manera. Pero para recordarlo reproducimos a continuación parte de una nota aparecida en enero de 2008 en este mismo periódico, en la que informábamos sobre este hecho.

El barrio de Retiro ya puede festejar su Día

Los barrios de Buenos Aires tienen un día propio, vinculado en general con algún acontecimiento fundacional. Retiro en cambio no lo tenía, pero esto ahora ha cambiado, porque la Legislatura porteña aprobó, el pasado 1° de noviembre de 2007, la ley 2490 que instituye el 30 de junio para celebrar el Día del Barrio de Retiro.  La fecha es aquélla en la que fue aprobada la construcción de la casa El Retiro que le dio nombre inicialmente a una zona de la Ciudad, la misma que varios siglos después pasaría a ser el barrio que nos ocupa.

Hacía tiempo que existía la inquietud por precisar una fecha significativa en relación a Retiro. Así fue que nos llegó una consulta desde la Legislatura que planteó la necesidad de señalar una fecha histórica que resultara válida para festejar. Y no era fácil precisar un día fundacional de este barrio, como sí ocurre con otros más jóvenes, en los que resulta más fácil identificar su origen. Retiro, como sabemos, es uno de los barrios históricos de Buenos Aires, y no fue creado  como tal sino que fue formándose paulatinamente desde la época colonial en torno a lo que es hoy la Plaza San Martín y sus alrededores.

Teníamos como punto de partida un nombre, que incluso durante bastante tiempo resultó controvertido. ¿Por qué Retiro? Había varias hipótesis. Las más serias investigaciones, en las que nos hemos basado y a las que hemos sumado nuestro  propio trabajo personal, concluyen en que el nombre de esta zona de la Ciudad se forjó a partir de la existencia de una casa llamada El Retiro, que se hizo construir para sí el gobernador Agustín de Robles a finales del siglo diecisiete, y que fue la primera gran residencia que tuvo la Ciudad.  Había entonces que precisar una fecha que estuviera relacionada con ella. A partir de unos pocos datos existentes consultamos documentación original, entre ellas una carta del Virrey del Perú –recordemos que este territorio por entonces formaba parte del dicho Virreinato-  autorizando a Robles a construir la casa El Retiro para su residencia. El permiso estaba datado el 30 de junio de 1696, fecha que propusimos entonces en reuniones con entidades vecinales, y fue elevada a la Legislatura con una fundamentación histórica redactada por quien esto firma. La autora del proyecto legislativo fue la diputada Marta Varela, y esto fue transformado en ley, como dijimos, a fines de noviembre de 2007.

Josefina del Solar

ILUSTRACION: Fragmento de un plano de Buenos Aires de 1713. En el ángulo inferior derecho, marcada con una L, está la casa El Retiro.