Un mural por la conciencia ambiental de los chicos

Los árboles nos dan oxígeno para respirar y cuando tengamos calor nos dan aire para refrescarnos, y es casa de animales y por último nos da belleza a la Ciudad”. Esas palabras fueron escritas por Milagros Belén Ursi Gumelli, la ganadora de la segunda edición del concurso “Mi árbol, un mural” que con tan sólo ocho años plasmó conceptos fundamentales sobre la importancia que tienen los árboles. En su obra muestra un cielo celeste que rodea a un árbol con unas grandes flores fucsias en su copa verde.
 
El concurso, organizado por la Dirección General de Espacios Verdes y Arbolado junto con el Ministerio de Educación, contó con 566 dibujos de alumnos de 23 escuelas, que fueron votados por 2180 vecinos de la Ciudad. La obra de Milagros, una niña del barrio de Flores, obtuvo 898 votos.

Milagros vive en Flores con su mamá Karina, su hermana sol, su perra Kira y su gata Lila. El lila y el verde agua son sus colores preferidos. Y esta no es la primera obra de arte de Milagros, ya que le gusta dibujar y hace manualidades. Va a tercer grado en el Colegio Armenio Arzruni. A ella y sus compañeros los invitaron a participar del proyecto “Mi árbol, un mural” y ella no dudó en sumarse.

A pocas cuadras del colegio, la Plazoleta Comisión de la Vivienda, ubicada en Balbastro y Rivera Indarte, fue el lugar elegido para llevar en una de sus paredes el dibujo de Milagros convertido en mural. La artista plástica Soledad Fazzini fue la responsable de transformar la pared blanca en una reproducción en tamaño colosal de la obra. Sus colores brillantes se sumaron ahora al paisaje porteño.

FOTO: Milagros y su mural que ya se exhibe en la Ciudad