Sarampión: cómo detectar los primeros síntomas en la piel

A propósito de la aparición del primer caso autóctono de sarampión en la Ciudad de Buenos Aires, y varios brotes en otros países de la región, el médico dermatólogo Andrés Cordero explica cómo detectar los primeros síntomas de la enfermedad en la piel.

Durante los últimos días, el Ministerio de Salud de la Nación emitió un alerta epidemiológico por riesgo de reintroducción del sarampión en la Argentina. Ocurrió luego de que se confirmara el primer caso en Ciudad de Buenos Aires -en una beba de ocho meses, residente y sin antecedentes de haber viajado- y después de que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertara sobre la existencia de varios brotes de la enfermedad en países de la región, el más importante de ellos en Venezuela.

En este contexto, resulta imprescindible detectar a tiempo los primeros síntomas de la enfermedad, que se manifiesta principalmente con fiebre alta durante cuatro a siete días y con alteraciones en la superficie cutánea. “Lo que aparece es un rash que compromete el rostro, el cuello, se extiende a tronco, miembros, manos y pies”, explica el Dr. Andrés Cordero, especialista en dermatología. Este exantema maculopapular consiste en erupciones rodeadas de un halo de inflamación (rojo) y de acuerdo con el profesional, puede durar entre cinco y seis días, y luego desaparece.
¿Cómo se distingue una erupción cualquiera del sarampión? En primer lugar, porque está acompañada de fiebre, pero también de ojos llorosos y rojos, mucosidad nasal y la aparición de manchas blancas dentro de la boca (manchas de Koplik), que son pequeñas lesiones rojizas con centro blanquecino y que se localizan en la cara interna del carrillo a nivel del segundo molar superior. Estas manchas aparecen dos días antes del exantema y desaparecen al iniciar este dejando una lesión rojiza. “Al retirarse la enfermedad, en general, no suelen quedar marcas, aunque la piel puede quedar seca y algo dañada, generando incomodidad y sensación de “piel tirante” en el paciente, por lo que es recomendable humectarla los días posteriores”.

Asesoró: Dr. Andrés Cordero. Médico dermatólogo,  tercera generación de una familia de médicos dedicados a esta especialidad. Pertenece al Staff  Médico del servicio de dermatología del Hospital Británico de Buenos Aires.