28 septiembre, 2023
Arte

Buenos Aires vista por pintores y grabadores del siglo XIX

Nota 9: Carlsen

Por Josefina del Solar

Desde hace unos años se ha dado un creciente interés por las imágenes históricas de la Ciudad de Buenos Aires, sobre todo a partir de antiguas fotografías. Nos asombra y descubrimos permanentemente edificios, lugares y espacios que en muchos casos ya no están o que han evolucionado sensiblemente, en una urbe que está en constante transformación. Pero debemos recordar que en una época anterior a la aparición de la fotografía hubo también quienes retrataron a esta Ciudad en pinturas o en grabados, es decir en imágenes que más allá de su valor artístico tienen hoy en día un gran interés testimonial, tanto para historiadores de la vida urbana como para los aficionados a estos temas.

Esta nota es la continuación de una serie que hemos comenzado a publicar hace ya algún tiempo en La Gaceta del Retiro gráfica, y que estamos completando ahora en la versión web de nuestro periódico.

Recordemos que la mayoría de los pintores o grabadores que mencionamos eran extranjeros, de los muchos que vinieron a estas tierras en el siglo XIX,  una época en la que, por una cantidad de razones –sobre todo comerciales y hasta científicas- se dio el interés por el conocimiento y la descripción de nuestros países americanos, y en nuestro caso particular por los territorios del Río de la Plata. Estos viajeros eran en su mayoría ingleses, aunque los hubo franceses y en menor medida alemanes, y de otras nacionalidades. Se interesaron por saber cómo eran las costumbres, las formas de vida, las viviendas, los personajes, tanto de Buenos Aires, pequeña ciudad por entonces, como de las zonas rurales; y dejaron en muchos casos relatos descriptivos, pero también algunos que tenían dotes artísticas pudieron dejar testimonios gráficos de todo eso.

Rudolf  Julius Carlsen

En el caso que aquí comentamos se trata de un pintor, Rudolf  Julius Carlsen. No abundan las referencias biográficas sobre él, aunque sabemos que era dinamarqués: nació en la ciudad de Copenhague el 13 de abril de 1812. Estudió en la Real Academia Danesa de Bellas Artes. En 1839 aparece su fecha de radicación en Buenos Aires, y años después, en 1845, se casa en esta misma ciudad con Ellen Frederica Heathfiel, argentina pero probablemente de origen británico. Tienen dos hijos, nacidos también en Buenos Aires. Luego de la muerte de su esposa en 1862, Carlsen regresa a Copenhague, donde fallece en 1892.

Tampoco nos han quedado tantas de sus obras que pudo haber realizado durante su residencia de unos cuantos años en Buenos Aires. Pero ésta que publicamos es quizá la más conocida que se refiere a la Ciudad. Se trata de El bajo, una pintura realizada hacia 1847 que muestra al que era por entonces el Paseo de la Alameda -posteriormente llamado Paseo de Julio, actual Leandro N. Alem- en su confluencia con la que es hoy la Avenida Corrientes, por esos años una calle angosta que ya llevaba ese nombre.

Resulta interesante este cuadro por todo lo que nos muestra el artista: las construcciones, entre las que se destacan cúpulas de iglesias; algún coche de caballos, gauchos pasando a todo galope, una mujer lavando la ropa, algunos paseantes, y el Río de la Plata que llegaba hasta allí.

Es realmente una pintura que nos atrae fundamentalmente como documento de una época de Buenos Aires. 

FOTO: R.J. Carlsen: El bajo. C. 1847.