Una nueva edición de La Noche de los Museos en la Ciudad de Buenos Aires

Sobre el cierre de nuestra edición, y tras dos años de espera, nuestra ciudad volvió a disfrutar del evento llamado La Noche de los Museos el sábado 30 de Octubre.

Organizado por el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, podríamos afirmar que es la noche cultural más esperada del año. Más de cien espacios abrieron sus puertas entre las 19 y las 2 de la mañana siguiente.

Museos, edificios emblemáticos y espacios culturales se abrieron de manera gratuita para que vecinos y turistas pudieran acercarse a los diversos lugares a través de un circuito de transporte que conecta líneas de ómnibus, subtes y premetro a lo largo y ancho de la ciudad.

El tiempo acompañó y la noche invitó a la recorrida por los diversos circuitos culturales. Entre todos los programados, un espacio que sumó muchísimos interesados fue el Santuario Jesús Sacramentado en Av. Corrientes 4433 en el Barrio de Almagro.

En concordancia con la propuesta de visitas guiadas al Templo, Cripta y al Museo, tuvo lugar a las 21 hs. la interpretación de la obra Stabat Mater compuesta por Giovanni Battista Pergolesi (1710 – 1730). Su texto, en latín, es una secuencia o himno del Aleluya Gregoriano atribuido al Papa Inocencio III.

El templo se colmó de un público expectante de escuchar la propuesta de concierto interpretada por Roxana Horton, Soprano y Laura Benítez Silenzi, Mezzosoprano, ambas pertenecientes al Coro Estable del Teatro Colón; ENSAMBLE XXXII con Gastón Orlando, Facundo Sacco y Daniel Sánchez, en violines, Leandro Castillo en viola, Pablo D´Elía en Violoncello, Hugo René Sanz en Contrabajo y Daniel Izzi en continuo, todos bajo la precisa concertación y dirección del Mtro. Juan Casasbellas.

Los primeros acordes de la obra gozan de una textura extremadamente delicada que se mantiene como cualidad sonora imperante en los doce números que la componen. El público presente, ubicado en los bancos centrales y de pie a ambos costados del recinto fue testigo de un templo que quedó en profundo silencio mientras la obra se iba desarrollando. Las voces articuladas y aterciopeladas de las intérpretes en concordancia con la textura de los instrumentos de cuerda y el continuo, fueron propicios para crear un momento mágico y único que invitó a una experiencia íntima en cada uno de los oyentes.

El final de la obra dio lugar a un prolongado aplauso para todos los intérpretes. Sin dudas, algo distinto había sucedido. Hubo gente que quedó en la vereda esperando su turno para la visita guiada. Nuestra ciudad volvió a brillar culturalmente. Es menester reconocer el trabajo de gestión y apertura de la Comunidad del Santuario Jesús Sacramentado en la figura su Coordinador Ernesto Enquin, quien supo diagramar una propuesta que concitó la adhesión de todos los que hasta allí se acercaron.

FOTO: ENSAMBLE XXXII y las cantantes bajo la batuta del Mtro. Casasbellas, en su presentación en la Noche de los Museos.