Un cuarteto especial homenajea a Malosetti por streaming

Desde el sábado 16 de enero a las 20 se ofrece en forma gratuita, a través de las plataformas Vivamos cultura (https://vivamoscultura.buenosaires.gob.ar) y la página web del Complejo Teatral de Buenos Aires (https://complejoteatral.gob.ar), el espectáculo Walter’s Swinging Pandemia Special Quartet, de Javier Malosetti, en el marco de Música en el Hall, conciertos producidos por el Teatro San Martín. En esta oportunidad se emite por streaming dentro del ciclo Modos Híbridos. En esta deliciosa postal musical de 70 minutos, Malosetti se presenta al frente de un cuarteto en una formación no habitual y con un repertorio de jazz clásico preparado especialmente para la ocasión a fin de rendirle tributo a su padre, Walter Malosetti, excelso guitarrista argentino de jazz ya fallecido. El espectáculo tiene un título ocurrente en el cual se evocan varios ítems que atraviesan la iniciativa: el nombre de Walter Malosetti, el estilo de música que lo caracterizaba y la situación sanitaria que vivimos en estos tiempos.

La banda está integrada por Javier Malosetti (bajo, voz), Santiago De Francisco (saxo), Pablo Raposo (piano) y Oscar Giunta (batería). Como artista invitada se presenta la cantante Ayelén Zuker. La dirección general está a cargo de Martín Facundo Gómez, y la puesta en escena, de Héctor González; en tanto, la producción audiovisual la realiza Marcela Rey.

Un Malosetti de jeans y zapatillas, que contrasta con la vestimenta más formal del resto del cuarteto, saluda a la audiencia presente al otro lado de la pantalla. Al principio a los músicos les resulta extraño brindar un concierto sin público en el lugar, por ello al final de cada tema aplauden tímidamente como si fueran los espectadores. “Es que lo damos todo, tío”, explica con gracia Malosetti. Luego sí se escuchan los aplausos del equipo que participó en la realización del espectáculo cuyos integrantes son privilegiados testigos en vivo del mismo.

El concierto se abre con Julián Rhytm, de Walter Malosetti. Después sigue con otro tema de este autor: Relax/I can’t give you anything but love, que al comienzo es instrumental mientras que hacia el final Javier entona suavemente la letra. El espectáculo continúa con temas de Duke Ellington, Fats Waller, otro de Walter –Neco blues– hasta que hace su aparición la cantante Ayelén Zuker –presentada por Javier como “una gran amiga y una gran artista”-, quien interpreta con exquisitez y expresividad They can’t take that away from me, de George Gershwin, y luego canta, junto a Malosetti, Stars fell on Alabama, de Frank Perkins, y Come back as a flower -un tema muy movilizante- de Stevie Wonder. La conjunción de ambas voces inspira paz y tranquiliza el espíritu, un verdadero remanso. También estuvo presente Cole Porter a través de Just one of those things.

Algunos momentos y trazos gozosos del concierto: las miradas cómplices entre Malosetti y el baterista –este último siempre con una enorme sonrisa- y el ensimismamiento del pianista, quien toca con los ojos cerrados como poseído por el instrumento.

Antes del final Malosetti agradece conmovido la oportunidad de tocar “en este lugar tan mítico y mágico de la calle Corrientes”. El espectáculo cierra con Blues for Walter, tema que el músico Jim Hall compuso en honor al guitarrista, y con algunas fotos del homenajeado, un broche de oro que emociona.

La dirección musical de Malosetti es impecable. A pesar de que el cuarteto se conformó especialmente para la ocasión, se logra una armonía, una unidad como si fuera una formación habitual. A ello se suma la soberbia actuación de la vocalista Zuker que conecta perfectamente con la banda.

En definitiva, nos dimos el gusto de contemplar un concierto de una calidad superlativa, con músicos y cantantes que se brindan al extremo sobre el escenario y sienten placer por lo que hacen; un espectáculo muy disfrutable, que tiene como bonus track recordar a una figura imborrable del jazz argentino, un objetivo loable que se cumple con creces.

¿Quiénes son Walter y Javier Malosetti? Hablamos en presente, ya que si bien el primero falleció, sigue estando vivo en el corazón de todos los seguidores del jazz y de la buena música. Vamos a hacer un recorrido por sus trayectorias para que tomemos conciencia de la magnitud artística de ambos y de cuánto se merece Walter todos los homenajes que se le efectúan constantemente.

Walter Malosetti es una leyenda y un auténtico maestro del jazz. Guitarrista, compositor y docente, nació en la provincia de Córdoba el 3 de junio de 1931. Criado en un ámbito musical -padre y hermano mayor músicos- tuvo sus primeras guitarras desde niño y comenzó a apasionarse por el jazz que escuchaba en la radio. Así, Louis Armstrong, Django Reinhardt y las orquestas de jazz de las décadas del 40 y 50 se convirtieron en sus máximas influencias. En 1950 comenzó a actuar y en 1958 obtuvo el título de Profesor Superior de Guitarra como discípulo de la concertista Irma Constanzo. Desde entonces dedicó gran parte de su vida a la enseñanza. De esta manera, en 1961 fundó la Escuela Superior de Guitarra y Jazz, la primera en su especie.

Formó parte de significativas orquestas como Guardia Vieja Jazz Band, California Ramblers y The Georgians Jazz Band. También integró Crazy Fingers, Blue Strings, Swing Timers y Swing Club. Durante cinco años dirigió su propia banda, Walter Malosetti Trío. En 1972 creó el mítico grupo SWING 39, con el cual grabó seis álbumes. En esta orquesta lo acompañaban grandes figuras del jazz como Héctor López Furst, Carlos Acosta, Héctor Basso, Marcelo Buscio y Ricardo Pellican. Ese mismo año se dio el lujo de grabar un álbum junto a Oscar Alemán: Alemán 72.

También tocó con Lalo Schifrin, el Gato Barbieri, Hernán Oliva, Roberto “Fats” Fernández, Enrique “Mono” Villegas, Carlos Constantini, Rubén “Baby” López Furst, Jorge “Negro” González, Gustavo Cerati y Fito Páez, entre otros. En 1984 conoció personalmente a Luis Alberto Spinetta, con quien tuvo sesiones de improvisación en el estudio montado en la casa del “Flaco”. En 1987 formó junto a su hijo Javier un cuarteto que fusionaba el jazz tradicional con el be-bop o jazz moderno. Se llamaba Satch y lo completaban Enrique Varela en saxo tenor y soprano más Jorge Cichero en batería.

Realizó numerosas giras por diversas ciudades europeas y editó una veintena de discos, entre ellos siete solistas como Todo de mí, Tributo a Django Reinhardt, Relax, Palm y Esencia. Dejó un legado bibliográfico enorme: escribió once libros con teorías sobre métodos para tocar la guitarra y mejorar las habilidades con el instrumento.

En 2005 fue ganador del Premio Clarín como Figura de Jazz del Año y en 2011 fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura en la Legislatura Porteña.

Falleció el 29 de julio de 2013, a los 82 años.

Como ya señalamos, Javier Malosetti es hijo del recordado y celebrado guitarrista de jazz Nació en Buenos Aires el 26 de noviembre de 1965. Baterista en sus comienzos, desde 1986 es uno de los bajistas más requeridos e importantes de la escena argentina, y desarrolla paralelamente sus conocimientos en batería, guitarra y canto. Fue miembro estable del grupo de Luis Alberto Spinetta durante ocho años. Compartió escenario con David Lebón, Lito Vitale, Fabián von Quintiero, Inés Estévez, Rubén Rada, Dino Saluzzi, Lito Vitale, Jaime Ross, Baby López Furst, Alex Acuña, Herbie Hancock, Larry Coryell, Jim Hall y Herb Ellis.

Entre otros premios ha sido acreedor del Premio Gardel a la Música por sus álbumes Villa (2003), Onyx (2005), Niño (2007), Ten (2011) y Envés (2013), y del premio Konex de Brillante en la categoría Solista de Jazz (2015).

Desde hace treinta años combina la intensa actividad como artista en vivo con la docencia, dictando clases particulares de bajo eléctrico. Deben destacarse las incontables participaciones junto a su banda en diversos eventos y/o conciertos solidarios, por la justicia social y de género. Actualmente trabaja en el proyecto de La Colonia, una banda de corte más eléctrico y menos jazzero, con el que vuelve al clásico formato de trío, formado por Milton Amadeo en teclados y voz, y Tomás Sainz en batería.

Laura Brosio

FOTO: Javier Malosetti en el concierto en homenaje a su padre.