27 febrero, 2024
Cultura

Feria del Libro: punto de encuentro para compartir el hábito de la lectura

Por Laura Brosio

 

El pasado lunes 15 de mayo culminó la 47ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires inaugurada el 27 de abril en el Predio de La Rural con un discurso del escritor Martín Kohan, quien resaltó a la Feria como un acontecimiento que amplifica y realza la literatura. A su vez, señaló que no hay que olvidarse del lector como actor fundamental del universo literario.

La Feria Internacional del Libro está organizada por la Fundación El Libro, una entidad sin fines de lucro cuyo objetivo es la promoción del libro y los hábitos de la lectura. En 1975 fue su primera edición y hoy es el evento cultural más relevante del país.

Durante sus 19 días abierta al público, 1.245.000 visitantes recorrieron los 41.590 m² de exposición de la Feria, apenas un 5% menos que en la edición anterior. El evento contó con 486 expositores, 1483 sellos editoriales, la realización de 2137 actividades culturales y la visita de más de 200 autores internacionales. Además, participaron más de 1000 bibliotecas populares de toda la Argentina en una nueva edición del Programa Libro % de la Conabip, y durante las Jornadas Profesionales asistieron más de 12 mil representantes de la industria del libro. Estuvieron presentes 12 países, 21 provincias y 5 ciudades.

Puede decirse que en promedio las ventas alcanzaron las mismas cifras que en 2022 para los grandes grupos salvo algunos casos como Siglo Veintiuno Editores cuyos representantes remarcaron que se vendió menos que el año pasado, que había sido un récord. Desde Ediciones Ciccus coincidieron en esta diferencia con respecto a 2022. Los integrantes de las distribuidoras Dial book y La botica, y Ediciones Libertador se mostraron satisfechos por la marcha de las ventas; no así con otras editoriales que consultamos, en las que había muchos visitantes mirando pero pocos compraban, a pesar de las grandes ofertas que se ofrecían. En cambio los sellos de literatura infantil, juvenil y romántica concitaron las mayores ventas. En definitiva, el balance es positivo si se tienen en cuenta en cuenta las expectativas pesimistas que había a partir de las estampidas del dólar, la inflación y la escasez de papel.

El centenario de Fervor de Buenos Aires, el primer libro de poemas de Jorge Luis Borges, y las cuatro décadas de democracia fueron los dos ejes principales de la programación.

En el hall central de la Feria tuvo lugar la exposición Cien años de Fervor de Buenos Aires. El primer poemario de Borges, un libro autoeditado cuya primera edición tuvo una tirada de 300 ejemplares, fue solventado por el padre del autor. Muchos de los objetos que se exhibieron pertenecen a la colección privada del escritor y biógrafo Alejandro Vaccaro, presidente de la Fundación El Libro, como la edición facsimilar de Fervor de Buenos Aires y revistas literarias previas a 1923. A propósito de dicho libro, se desarrolló el ciclo Fervor de Buenos Aires, en el cual participaron María Rosa Lojo, Annick Louis, Valeria Miles y Juan Cruz Ruiz.

El evento contó con casi 500 expositores.

Asimismo, el ciclo “40 años vertiginosos. El valor de la democracia y qué hacemos con ella” contó con la presencia de tres de los cinco jueces que condenaron a las Juntas Militares en 1985 y de otras personalidades como Dora Barrancos, Alejandro Horowicz, Bernardo Kosacoff, María Pía López y Elsa Drucaroff, entre otros. Los stands del Congreso Nacional y de la Legislatura porteña conmemoraron los citados 40 años. En el primer caso, se podía descargar la Constitución Argentina ilustrada para chicos, y en el segundo, podía observarse el Mural Hitos de la Democracia.

La Fundación El Libro y la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) llevaron a cabo una muestra antológica de fotografías de prensa que recorría los 40 años transitados por nuestro país desde la vuelta a la democracia. Un espacio que interpelaba e invitaba a la reflexión. La exhibición bautizada “40 fotos para 40 años” combinaba imágenes icónicas y otras desconocidas u olvidadas, editadas por Rafael Calviño. Se podía ver en el túnel que conectaba el espacio central con el Pabellón Ocre.

La performance de la ciudad invitada de honor, Santiago de Chile, fue muy elogiada debido a la delegación de escritores y editores que viajaron a Buenos Aires para participar de una rica programación cultural, que incluyó la maratón de lectura organizada por la Fundación El Libro dedicada a la poeta chilena Gabriela Mistral, la única escritora Premio Nobel de Literatura de América Latina. En el evento participaron lectores provenientes de muy diversas ramas de la cultura: actores, narradores, poetas, músicos, periodistas, docentes, editores y críticos especializados. La maratón fue cerrada por la poeta Diana Bellessi. Además, para la Noche de la Feria, el sábado 29 de abril –cuando se entraba gratis a partir de las 20-, se realizó un espectáculo en la sala José Hernández que reunió a artistas argentinos y chilenos como Javiera Parra, Camila Moreno, Nano Stern, Benjamín Walker, León Gieco, Sandra Mihanovich, Hilda Lizarazu, Paula Maffia y Juan Carlos Baglietto.

El menú de visitas internacionales incluyó a la poeta uruguaya Ida Vitale –que en noviembre cumplirá 100 años-, el filósofo francés Éric Sadin, los españoles Irene Vallejo, Fernando Aramburu, Arturo Pérez-Reverte y Santiago Posteguillo, la alemana Antje Rávik Strubel, el peruano Jaime Bayly y los chilenos Raúl Zurita, Nona Fernández, Alejandra Costamagna y Alberto Fuguet.

Gran convocatoria alcanzaron las presentaciones de libros de Joana Marcús, Arturo Pérez-Reverte con Jorge Fernández Díaz, Agustín Laje, Darío Sztajnszrajber, Felipe Pigna, Javier Milei, Ariana Godoy, José Luis Espert, Javier Santaolalla, Hugo Soriani, Claudia Piñeiro, Eduardo Sacheri, Dolores Reyes, Jaime Bayly, Benjamín Vicuña, Daniel López Rosetti, Viviana Rivero, Gustavo Rodríguez, Irene Vallejo, y el Encuentro Internacional de Bookfluencers. Asimismo, merece destacarse la presencia del escritor argentino radicado en Nueva York, Hernán Díaz, quien con su novela Fortuna –escrita originalmente en inglés- se acaba de consagrar ganador del Premio Pulitzer de Ficción, una de las distinciones literarias más importantes a nivel mundial.

En el marco de la Feria se desarrollaron el XVI Festival Internacional de Poesía en el cual brilló Ida Vitale, y el ciclo Shakespeare y nosotros, coordinado por la periodista Flavia Pittella.

Se efectuaron varios homenajes: a Manuel Puig, Leonardo Favio, Roberto Bolaño, Jorge Edwards, Noé Jitrik, Roberto Fontanarrosa, María Kodama, los veteranos de la guerra de Malvinas, la última ganadora del Premio Nobel de Literatura, Annie Ernaux, y Liliana Heker, con motivo de celebrar sus 80 años.

Hernán Ronsino ganó el Premio de la Crítica por su novela Una música. Fueron elegidos editores del año Luciana Kirschenbaum y Manuel Rud, de Limonero, y Gabriela Pintos, de Saber Libros (librería ubicada en San Francisco, Córdoba), fue coronada como librera del año.

Un stand con forma de barco llamaba la atención de los visitantes. Era el de Family Search, donde cientos de asistentes acudían para obtener datos de sus ancestros. Otro hecho curioso y auspicioso: en el stand de la localidad bonaerense de Malvinas Argentinas un grupo de chicos de una escuela primaria realizaba un programa de radio a propósito de los 40 años de democracia. Por otro lado, había espacios dedicados a los más pequeños –zona infantil-, la discapacidad y la diversidad sexual y cultural.

En síntesis, esa ciudad colmada de libros que es la Feria fue una verdadera fiesta, donde pudimos ver numerosas familias con chicos que concurrían con la avidez de entrar a un mundo lleno de magia y disfrute. Los stands contribuían mucho en ese sentido porque este año eran más vistosos que en otras ocasiones y hacían gala de una estética cuidada que invitaba a pararse y observar detenidamente, y después sí, sumergirse con todo en esas pilas interminables de libros. La Feria es un gozoso punto de encuentro que visibiliza la vigencia del hábito de la lectura en niños, jóvenes y adultos. La exposición acaba de terminar, y ya estaremos esperando la nueva edición.

 

Foto de Arriba: La Feria es un punto de encuentro que visibiliza el hábito de la lectura,