Observar y conocer: el gomero de la Plaza San Martín

Sabemos que el barrio de Retiro nos ofrece una cantidad sin fin de detalles de arte, arquitectura o espacios para conocer, que siempre vamos descubriendo y tratando de relevar para estas páginas.

Pero también la naturaleza nos brinda sus opciones por aquí. Y en esto la Plaza San Martín es un lugar insoslayable. Su arboleda por ejemplo, es única en una plaza de la Ciudad. Es obra del gran paisajista Carlos Thays, que la llevó a cabo a finales del siglo diecinueve, poblando este hermoso espacio público de diversas variedades de árboles y plantas.  La tarea fue continuada después por su hijo Carlos León. El resultado fue admirable, lo que llevó años después al poeta Baldomero Fernández Moreno a pintar en versos la Plaza San Martín con sus “caminos anchos, árboles añosos…”

Entre toda la arboleda destacamos hoy el umbroso gomero, uno de los más importantes en la Ciudad toda, situado en el centro del espacio y que forma con sus ramas un conglomerado envolvente y pleno de frescura. Rodeado hoy de rejas, el gomero forma parte de nuestro imaginario infantil, por los juegos cercanos y por la admiración que nos provocaba y hasta hoy nos provocan sus dimensiones, sus inmensas ramas.   

El nombre científico de la especie es Ficus Macrophylla, aunque lo conocemos simplemente como el Gomero de la Plaza San Martín. De acuerdo a sus características ornamentales y época de apreciación fue definido “Por su magnífico porte todo el año”  y catalogado por esto entre los árboles y plantaciones notables de la Ciudad de Buenos Aires, por la Ordenanza 20745 de 1965.

Pero está allí nomás, a la vista, para admiración de todos los paseantes.

FOTO: El gomero de la Plaza San Martín (Foto La Gaceta del Retiro)