Ensamble XXXII: El retorno a los conciertos presenciales

Luego de un año y medio de emergencia sanitaria la apertura de algunos espacios permitirá volver a escuchar música en vivo. A pesar del aislamiento preventivo social y obligatorio, los artistas continuaron trabajando y creando nuevos espacios para mostrar sus producciones. Así, tuvieron lugar los streamings, una tecnología que permite ver y oír contenidos que se transmiten desde internet u otras redes en sus diversos formatos y propuestas, los que generaron una nueva forma de contacto entre músicos y público.

Fue un tiempo sin conciertos, sin espectadores y con escenarios vacíos. Afortunadamente hoy, a pesar de continuar con los cuidados, podemos decir que la sociedad tiene una nueva oportunidad para demostrar un alto grado de responsabilidad individual y colectiva. Volver a disfrutar de un concierto público, será sin duda un desafío para los que hacen música y para los que disfrutan del concierto como momento único que transcurre a través del tiempo.

Ensamble XXXII, quien ya fuera reconocido en este medio por sus actuaciones junto a la inolvidable soprano Adelaida Negri, vuelve a los escenarios con una propuesta que ha dado en llamar “Un concierto como plegaria de Fe, Amor y Esperanza”. Esta tiene como objetivo poder llegar a la mayor cantidad de ciudadanos otorgando a la Música la posibilidad de transformarse en instrumento de unidad y oración. Aspira a recorrer la Ciudad en lo que se ha denominado “Tour de Iglesias – Ciudad de Buenos Aires”.  Presentará la obra “Stabat Mater” de Giovanni Batista Pergolesi (1710 – 1736) a cargo de notables intérpretes vocales: Roxana Horton (soprano) y Laura Benítez Silenzi (mezzosoprano), ambas integrantes del Coro Estable del Teatro Colón; el archiulaudista checoslovaco Igor Herzog, la ejecución instrumental de Ensamble XXXII, todos bajo la dirección del reconocido Mtro. Juan Casasbellas.

La cita de inicio será el domingo 19 de Septiembre a las 16, en la Parroquia Ntra. Sra. de la Esperanza -Aimé Painé 1698 – Puerto Madero. La entrada será libre y gratuita, pero como la música como hecho vinculante social y cultural puede dar paso a la solidaridad, se solicita a los asistentes la colaboración de un alimento no perecedero que será destinado para aquellos que menos tienen.

Iniciativas tan auténticas y solidarias merecen sin duda toda nuestro apoyo y difusión. Será una oportunidad para reencontrarnos a través de la unidad, la oración, la música y la solidaridad.

FOTO: Ensamble XXIII en un concierto con la gran soprano Adelaida Negri. Centro Naval, 2018.