Continúan las depredaciones

Como lo venimos señalando en distintas notas en esta publicación, una característica que no es nueva pero que se ha disparado fuertemente en estos últimos meses es la depredación que se sufre especialmente en nuestro barrio de Retiro. No solamente en el caso de las esculturas o los elementos de señalización, etc. –el monumento al General San Martín de la plaza homónima es el ejemplo más claro, con los daños sufridos que todavía están sin resolver- sino en partes metálicas especialmente, como pueden ser picaportes, porteros eléctricos y otros por el estilo. Obviamente la reposición implica que vuelvan a ser robados, y sobre esto abundan los testimonios de vecinos que han sido víctimas en sus edificios de esta modalidad delictiva.

Hace poco un caso notorio puso en evidencia esta situación: el del edificio de Harrods que fue despojado de varios elementos de su fachada, como puede verse en la foto que publicamos.

Es de suponer que hay cámaras en las cercanías que pueden haber dejado registrado el hecho. Además, para poderlo realizar tienen que haberse subido al techito que se ve, también despojado de partes de cables y otros elementos. La idea que surge es: con qué impunidad obran estos depredadores urbanos, que a este paso no dejarán espacio sin deteriorar. Algo habría que hacer, seguramente, y es el Estado el que debe actuar.

FOTO: La fachada de Harrods hoy (foto La Gaceta del Retiro)