La depredación a la orden del día

Uno de los temas de mayor preocupación urbana en este momento, además de la pandemia y de sus variados efectos, es la inseguridad. Y una de sus formas, la depredación, es decir el robo de elementos de los espacios públicos, pero ahora más que nada de edificios de departamentos, iglesias, etc, está, podemos decirlo, a la orden del día.

Lo vemos con nuestros ojos, pero además recibimos continuamente comentarios de vecinos prácticamente angustiados que nos comunican algo de eso: que se han robado el portero eléctrico de su edificio, manijas de puertas, tapas de metal de cualquier tipo, y hasta, como podemos ver en la foto que publicamos, barandas de escaleras, en este caso nada menos que de la iglesia de San Nicolás de Bari, de la avenida Santa Fe al 1300. Y otra iglesia de nuestra zona, la de Madre Admirable, de Arroyo al 900, hace poco también sufrió un robo de una alcancía, que quedó registrado en un video que nos hicieron llegar a esta publicación, vecinos ya más que preocupados por lo que está pasando.

Creemos que este incremento del delito tiene que ver con delincuentes libres, más los efectos de la pandemia que  han dejado a mucha gente sin una fuente de ingresos aunque fuera precaria, a lo que debe sumarse la falta de policías de control en la calle, lo que es comprobable por estos días. En una reunión reciente de vecinos de Retiro con el jefe de Gobierno, que se hizo de manera virtual, prácticamente todos los que hablaron se refirieron al tema de la inseguridad en el barrio y a la ausencia de policías, en comparación con la época anterior a la pandemia. El funcionario señaló que se había logrado reducir el delito en forma significativa antes de este momento, que lo que se vive era algo momentáneo, ya que había un buen número de policías infectados que en un tiempo volverían a su trabajo, además de que el resto estaba abocado a tareas vinculadas con la situación actual. Que se esperaba que pronto se pudiera volver a un control más estricto de la calle, que siempre tiene un efecto disuasivo.

Como vecinos estamos tan preocupados como todos. Sabemos que no es sencillo esto, en medio de una situación como la que se vive, tan compleja en todo sentido. Pero también sabemos que esto no es algo de solución privada, es el Estado el que tiene que brindar seguridad a los ciudadanos, que no pueden asumir roles que son de incumbencia estatal. La seguridad es uno de ellos, y todos esperamos que una solución se pueda alcanzar cuanto antes, al menos en lo que hace al control de calles y espacios públicos. Los temas de fondo seguramente no serán a tan corto plazo.

FOTO: La baranda de una escalinata en la iglesia de San Nicolás de Bari, fue robada recientemente.