22 febrero, 2024
En Retiro

El barrio recupera de a poco su actividad

La situación se vive todavía con extrañeza, ya que puede decirse que no está vigente la “cuarentena” estricta de los primeros tiempos. Pero tampoco se han abierto completamente las actividades, ya que hay muchas que todavía no se han recuperado, como por ejemplo las clases en los colegios, el funcionamiento de diversas entidades, de los centros culturales, el turismo, el transporte pleno, los viajes, entre otras.  De todas maneras se puede notar un ritmo algo diferente en la calle, con un mayor movimiento.

En la Ciudad en general pero específicamente en nuestro barrio de Retiro, se ha permitido la actividad gastronómica que sólo podía darse en la modalidad delivery o para llevar; pero ahora se permite específicamente con atención al aire libre. Vemos así que cafés y restaurants han instalado sus mesas en veredas circundantes. Un ejemplo de esto es el café Dos Escudos, de Juncal y Suipacha, que ha acordado la utilización del atrio de la Parroquia del Socorro situado enfrente, y despliega allí sus mesas, que suelen estar muy concurridas estos días.  

Además se han habilitado espacios peatonales en lugares específicos con esta misma modalidad, para permitir que los lugares de comida puedan atender a su clientela al aire libre. En Retiro pueden encontrarse estos espacios en Posadas entre Carlos Pellegrini y Cerrito, y en Talcahuano entre Marcelo T. de Alvear y Córdoba. Estos funcionan viernes por la tarde, y  sábados y domingos todo el día.

También se ha permitido la apertura de una cantidad de comercios que hasta pocos días atrás estaban cerrados. Claro que no todos han podido reabrir a partir de este permiso, ya que la inactividad de varios meses hizo que muchos locales tuvieran que cerrar defnitivamente.  Muchos pequeños negocios y otros no tan pequeños han dejado de funcionar; de todos modos se ha recuperado cierta actividad comercial, seguramente más reducida, pero que alienta a experimentar algo más de vitalidad en el movimiento de una gran ciudad como Buenos Aires, en medio de una situación que nunca antes habíamos conocido con estas características.

Otra actividad que fue autorizada es la de las obras en construcción. Desde el pasado 21 de septiembre están permitidas las obras mayores a 5000 metros cuadrados y las que estén a menos de 90 días para su finalización. Se suman a las demoliciones y excavaciones, que ya se encontraban autorizadas.

También las iglesias tienen un principio de apertura, al permitir la presencia de fieles en las misas, por ejemplo, solamente que no debe ser de más de 20 personas por vez, y cumpliendo los protocolos de rigor.  

Esta es parte de la realidad que vemos hoy en día en la Ciudad y en nuestro barrio. El día a día del Covid 19 que nos ha encerrado, ha cambiado también formas de vida y comportamiento, entre ellas el uso de la tecnología para muchas actividades que han dejado de ser presenciales, por ejemplo.

Ahora también las progresivas aperturas apuntan al uso de la responsabilidad ciudadana, que debe combinar adecuadamente las necesidades vitales con el cuidado imprescindible de la salud en estos tiempos en los que nos toca vivir.

FOTO: Los cafés y restaurants atienden solamente al aire libre, como es el caso de Dos Escudos, de Juncal y Suipacha.