Buenos Aires vista por pintores y grabadores del siglo XIX. 

Nota 2: E.E. Vidal

Por Josefina del Solar

En esta sección de La Gaceta recordamos a algunos de los pintores y grabadores del siglo diecinueve que dejaron testimonios gráficos de Buenos Aires, preferentemente antes de la invención de la fotografía. Esta permitió, además de la precisión de la imagen tomada directamente,  la posibilidad de hacer copias exactamente iguales. Obviamente el dibujo o la pintura no permitían esto; sin embargo algo que posibilitó multiplicar imágenes antes de la existencia de la fotografía fue la invención, a fines del siglo dieciocho, de una técnica, que fue la litografía. Esta era en realidad un método de grabado, consistente en dibujar o escribir sobre una piedra especialmente preparada. Se sometía esto a un tratamiento químico, luego se colocaba el papel sobre esa piedra y se lo presionaba con una prensa, imprimiendo así el dibujo, lo que permitía sacar copias del original de una manera más rápida y económica. La litografía era entonces una forma de grabado, de modo que los que llamamos grabadores en estas notas eran mayormente litógrafos, es decir utilizaban esta técnica para sus ilustraciones.

También los hubo pintores, como es el caso de quien nos ocupa en esta oportunidad, uno de los que más aportaron dejando imágenes antiguas de Buenos Aires. El fue Emeric Essex Vidal (1791-1861), un marino inglés y pintor aficionado, autor de algunas de las primeras imágenes coloreadas sobre la vida pública en Buenos Aires, ciudad en la que estuvo en 1816 hasta 1818, y luego en 1828/29. De regreso en Inglaterra publicó el libro Ilustraciones pintorescas de Buenos Aires y Montevideo, muy interesante ya que reseña en él una cantidad de observaciones y datos sobre la vida y costumbres de ambas ciudades, y las ilustra con sus propias pinturas.

La que podemos ver en esta página se denomina La plaza o “gran square” de Buenos Aires. Es una vista de la Plaza de la Victoria -el sector de la actual Plaza de Mayo que daba hacia el Cabildo- tomada desde un arco dela Recova que la dividía en dos partes, y era un lugar con puestos de comercio, muy transitado. 

El mismo E. Essex Vidal describe así la escena: “Esta vista de la “plaza” o gran “square” de Buenos Aires, está tomada desde debajo del arco central de la Recova, (…) que forma el lado este de la misma. Al norte pueden verse algunas buenas casas particulares y parte de la catedral. El Cabildo o Ayuntamiento ocupa el lado oeste y tiene también una plaza. Al sud existe una fila de casas de comercio bajas y míseras con un ancho pavimento frente a ellas, sobre el cual los revendedores colocan sus puestos, llenos de toda clase de objetos europeos de quincalla”. Respecto a los vendedores precisamente, las dos figuras del primer plano parecen ser personas que llevan a caballo mercaderías para vender en la Recova.

Más allá de describir la imagen, Vidal se explaya explicando aspectos de las formas de vida en el entorno de lo que muestra. Por ejemplo señala: “En esta plaza se forman todas las procesiones públicas y se realizan exhibiciones, tales como bailes, fuegos artificiales e iluminaciones en días de fiesta. Los días de festividades religiosas, la ostentación de oro y plata, piedras preciosas, reliquias y objetos exóticos, supera a los más espléndidos despliegues de igual índole que se realizan en los Estados católicos de Europa”. Interesante imagen que nos hace saber cómo en una ciudad pequeña y modesta como era Buenos Aires por entonces, los lujos que podía haber únicamente se ostentaban –dice- en ocasión de las festividades religiosas.

Siguen después varias páginas comentando más cosas sobre la plaza, el Cabildo, la Catedral, y otros aspectos vinculados a esta ilustración. Por supuesto que no podemos reproducir todo aquí, simplemente copiamos ese par de párrafos a modo de ejemplo, para que se aprecie el interés que tienen, tanto el texto como las ilustraciones de Vidal, para conocer la vida de Buenos Aires en las primeras décadas del siglo diecinueve.

ILUSTRACION: Emeric Essex Vidal. La plaza o gran square de Buenos Aires.