27 febrero, 2024
Actualidad

Una empresa argentina desarrolló un asistente virtual para prevenir el burnout del personal de salud

La empresa Wúru utiliza inteligencia artificial para optimizar el itinerario médico del paciente, liberando tiempo y recursos para evitar la sobrecarga de trabajo y el agotamiento de los profesionales sanitarios.

Los trabajadores esenciales de la salud continúan combatiendo sin descanso al Coronavirus, lo que los expone a sufrir cada vez más el síndrome de burnout o del trabajador quemado. Para prevenir esta situación, la startup argentina Wúru desarrolló un asistente virtual que ayuda a distribuir el trabajo y los recursos de forma inteligente en tiempo real. Este ya se utiliza con éxito en clínicas de nuestro país, de Chile y España.

En el año 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció al burnout como trastorno mental en su Clasificación Internacional de Enfermedades. Se trata de un estado de agotamiento emocional, físico y mental grave que sufren los trabajadores expuestos a un alto y persistente estrés. El contexto laboral de los profesionales sanitarios es proclive a presentar estos altos niveles de desgaste y fatiga, tanto física como psíquica, pero en las condiciones que ha producido la pandemia el impacto es aún mayor.

 “En la década pasada, numerosos estudios indicaban que alrededor del 50% de los médicos sufrían de burnout y un tercio del personal de enfermería pensaba en cambiar de profesión por esta situación, lo que se ha agudizado con la crisis sanitaria del Covid-19”, señala Luciano Tourn, cofundador y CEO de Wúru. Y continúa: “Desde Wúru creemos que este efecto de desgaste tiene que ver, en parte, con la forma en que se toman las decisiones y puede prevenirse. ¿Cómo? Utilizando la captura y analítica de datos para generar mejores prácticas, que se traduzcan en una reducción del burnout para el personal y una mayor calidad de salud para los pacientes”.

Actualmente, la situación en Argentina se ha vuelto alarmante: según la Asociación Argentina de Terapia Intensiva (SATI), el 88% del personal de salud de cuidados intensivos tienen signos de agotamiento. Además, de acuerdo con un estudio del Equipo de Investigación GPS Salud (Conicet, UBA, UAP, UA y UCES) el 90% de los trabajadores de salud del país admitieron sufrir episodios de depresión y ansiedad por el temor a contagiar de coronavirus a alguno de sus familiares y el 45% piensa que está a punto de estallar.

Durante años, no existió una preocupación sobre cómo crear estrategias para lograr un equipo de trabajo productivo y satisfecho en el sector sanitario, como sí se da en otras industrias que tienen esta cuestión en agenda. Nuestra solución apunta a esto a través de un insumo que abunda y permanece sin explotar en el campo de la salud: los millones de datos que se generan diariamente en el itinerario de cada paciente, que Wúru recaba y analiza para recomendar acciones basadas en evidencia, permitiendo tomar las mejores decisiones durante todo el proceso de atención, ahorrando tiempo y recursos”, afirma Luciano Tourn.

Fundada en 2018, Wúru se ha consolidado en el área de innovación en salud ofreciendo una solución basada en el análisis de datos y el aprendizaje automático. La plataforma es capaz de reunir todas las “marcas digitales” que va dejando el paciente en un proceso de atención estándar, abarcando desde que se agenda la consulta médica, pasando por su tratamiento, hasta su ingreso y egreso de internación, en caso de ser necesario. Ese inmenso flujo de información se integra de la forma más sencilla para los profesionales, en un asistente virtual que produce recomendaciones para tomar decisiones de acuerdo a los datos obtenidos, optimizando la capacidad de atención y ayudando a reducir el burnout del personal.

Hay miles de decisiones en el proceso de atención sanitaria, que representan minutos y horas que pueden recuperarse a través del uso de la plataforma, sumados hacen que el sistema pueda brindar mayor cantidad y calidad de salud. Si tengo la capacidad de estimar cuál va a ser la demanda de una guardia en un determinado momento, puedo reasignar la demanda de recursos. Si entiendo por qué una determinada cirugía está mal estimada, puedo avisar a todos los integrantes para que la línea quirúrgica se corra sin necesidad de estar esperando. Esto es lo que permite Wúru y repercute directamente en la reducción de estrés de los profesionales, minimizando la capacidad ociosa de los activos del hospital y reduciendo los costos de la salud en general”, explicó el CEO de Wúru.

La información que utiliza la plataforma es anónima y se emplea sin vulnerar la privacidad de los datos. La interacción con los profesionales se realiza a través de mensajería instantánea, logrando una mayor recepción y accesibilidad. En lugar de mostrar recomendaciones a través de un tablero de indicadores, se ofrecen sencillamente en el teléfono celular, con una pauta de acción muy concreta adecuada al perfil del personal. De acuerdo a lo informado por la empresa, los profesionales de la salud se adaptan muy bien a la solución, por estar habituados a trabajar con datos empíricos, se trata, entonces, de incorporar este tipo de evidencia pero en otra área de la actividad, en la toma de decisiones.

Wúru se hace cargo de lo que en logística se conoce como «la última milla». Allí, las grandes inversiones se daban en los transportes complejos de largas distancias: en un paquete enviado de Boston a Rosario, el 80% del tiempo de distribución se generaba en las diez cuadras desde el correo hasta mi casa. De forma análoga, en salud, durante años se invirtió en sistemas de información hospitalaria, en equipos que almacenan digitalmente los datos. Sucede que luego había que esperar 30 días un reporte, que llegaba tarde a la toma de decisiones o directamente no llegaba. Wúru se ocupa de esa última milla, que es la que más repercute en el estrés por la falta de criterio y coordinación en la toma de decisiones”, finaliza Luciano Tourn.

Wúru es una empresa de analítica de datos que ofrece innovación, productividad y eficiencia de costos a prestadores de salud alrededor del mundo para garantizar que todas sus decisiones de gestión puedan ser tomadas basándose en evidencia.