22 febrero, 2024
ArteArte para pensar

Arte para Pensar Por Marcela Davidson

Mitología & Artes Visuales. Las Danaides

Según la mitología griega, las Danaides fueron cincuenta hermanas, hijas de Dánao. Este tenía un hermano gemelo llamado Egipto, y estos dos hermanos rivalizaban por el poder de las regiones que habían heredado. Por ese motivo, Dánao, por consejo de la diosa Atenea, se exilia con sus hijas, evitando malos presagios para las Danaides. Dánaos hace construir un barco y se desapega del Líbano, jamás volvería a gobernar la tierra heredada. Egipto, su hermano gemelo, era padre de cincuenta hijos varones. El éxito de su ambición había sido alcanzado. Las tierras quedaban fuera de disputa.

Los mitos griegos tenían la intención de transmitir un contenido simbólico. Contenido que superaba el ligero argumento fantástico. La lectura y previamente la transmisión oral facilitaban una recepción literal. Aunque la mayoría de las veces se ponía en advertencia al receptor. Un receptor advertido al final del mito sería capaz de comprender que el exilio no era la única solución. Incluso era la peor de las condenas, el castigo perpetuo. Aquel exilio hacia un futuro prometedor sería el temible final de la mayor parte de la descendencia de estos hermanos gemelos.

Hay probabilidades de pensar que este mito tuviera la intención de alertar la tragedia inminente que supone el quiebre entre hermanos.  Primos qué serían víctimas jóvenes del castigo mortífero.

Sigamos con eje diacrónico de esta fascinante historia. Dánao hace construir un barco que sus propias hijas remarán. A la vida hay que remarla. ¡El tema es hacia dónde y con qué proyecto! En este caso, alguna tierra para establecerse.

Luis Héctor Leroux, un pintor que vivió entre 1829 y 1900, representa a las Danaides adorando a Atenea. Obra academicista, en la que aparecen con sus túnicas blancas, ofreciendo flores para Atenea, diosa de la sabiduría, la estrategia y la justicia. 

John William Waterhause: El castigo de las Danaides. 1903.

Llegan luego a Argos, que es una región que en ese momento estaba gobernada por un rey que no tenía descendencia, con lo cual Dánao ve la oportunidad de ser él su sucesor. Simultáneamente se presenta un acontecimiento en el que un lobo va a vencer a un toro y los ciudadanos de esta región van a tomar este hecho como un presagio. Elegir a un sucesor para Argos. El lobo vencedor representaba a Dánao. Por otro lado Dánao había traído prosperidad a esa región que padecía de una sequía muy importante porque Neptuno estaba en contra de Hera, a quien se le adjudicaba esa región. Entonces él, como no puede gobernarla, la priva de agua. Dánao envía a sus hijas -esta es una de las versiones, que está en el libro “Metamorfosis” de Ovidio ( Siglo I d.C)- a que busquen agua. Y aquí, recordemos que son 50 las hijas de Dánao. Mencionaré a dos de ellas. Por ejemplo, hay una obra en la que aparece Amimone, Amimone o Amimona. Es una escena típicamente de época, es decir, en la escena donde aparece Amimona es en el momento en que ella, después de haberle tirado una lanza a un ciervo, hiere por error a un sátiro que estaba durmiendo y este sátiro quiere poseerla. Neptuno o Poseidón para salvar a Amimona, emerge del agua y mata al sátiro. Ella queda impactada. Neptuno le revela el secreto de dónde se encontraba el manantial de agua. Las Danaides, informadas por Amimona, van a llevar el agua a Argos. Danao aplica los conocimientos que tiene de la agricultura, y hará de esta región una tierra próspera para su crecimiento económico. Reinará en Argos por un determinado periodo. Egipto, su hermano, enterado de que esta región se volvió muy próspera, viaja con sus cincuenta varones y le ofrece a Argos casar a sus hijos con las Danaides. Dánao está dominado por la desconfianza, el rencor y la venganza. Egipto se muestra arrepentido y le da una  oportunidad para redimirse, uniendo los reinos. Dánao despliega un plan: sus hijas en la noche de boda llevarán cada una un arma blanca, y cada una matará a su marido.

En la obra de Robinet Testard (1470/1531),  un  renacimiento anacrónico en técnica por sus características pictóricas medieval y gótica, se muestra esta escena. Si bien hay un esquema geométrico y hay un cierto dominio de la perspectiva, se ve en primer plano las camas a una escala mayor que las del plano del fondo, donde ya aparecen una escala menor y disminuye el tamaño y eso genera cierta lejanía, sin embargo toda la pintura está tratada de la misma manera, es decir, se puede ver tan nítido lo del fondo como lo de adelante. Es una representación monoescénica, es una sola escena, si bien está multiplicada porque cada una de ellas está con su daga en el momento después de haber matado a su marido, por eso la obra se denomina Las Danaides matando a sus maridos. 0bra siniestra y  típica  de este artista ilustrador. 

Hipermestra, es elegida para casarse con Linceo, uno de los hijos de Egipto. Ella rechaza casarse porque tenía votos de castidad. Linceo respeta y cumple con la decisión de mantener esa castidad. Hipermestra se siente conmovida por Linceo y decide no matarlo y que huya. Ella le va a avisar cuando puede regresar. Será anunciado al encender unas antorchas y fuera de peligro, por lo que evidentemente Hipermestra y Linceo van a generar un amor entre ellos como un matrimonio bien avenido. Después de la matanza los hijos de Egipto fueron decapitados con lo cual es bastante sangriento este mito.

Dánao va a pretender que sus hijas tengan descendencia en Argos.  Hay que volver a casar a las viudas inmediatamente. Por supuesto era difícil encontrar marido para tantas mujeres que habían asesinado a sus maridos. Había conmoción entre los habitantes de Argos. Dánao organiza una carrera y como premio entrega a cada hija a los ganadores. Cuando les llega a sus hijas el momento de morir, son condenadas por los dioses por haber matado a los hijos de Egipto. El castigo será  representado también por distintos artistas: será cargar agua del río Éstige​  y llenar un recipiente sin fondo.

El destino de las Danaides y de los hijos de Egipto tiene el tratamiento trágico de un presagio importante. La rivalidad entre sus padres, hermanos gemelos, cuya condición determinaba igualdad, aunque ignoraron la raíz central.  Poseídos por la ambición, rencor, venganza y odio dejaron una descendencia de castigo perpetuo.

 

Ilustración de Portada: Robinet Testard: Las Danaides matando a sus maridos.