27 febrero, 2024
Historia

9 de Julio 1816-2023

Doscientos siete años nos separan de aquel hecho trascendental para la historia argentina, la Declaración de la Independencia ocurrida en el Congreso de Tucumán, el 9 de julio de 1816.

No fue fácil llegar a esa instancia. Se sucedían episodios de tensiones internas y de lucha en el continente que hacían temer por el futuro político de este territorio, en una situación que no era sencilla, y algunas voces como la del General San Martín, instaban a la declaración de la independencia como algo imprescindible. El momento estuvo pleno de aspectos a desarrollar y analizar para comprender mejor esta circunstancia. Pero nos cabe en este pequeño espacio recordar el valor y la altura de miras de aquellos hombres reunidos en Tucumán, verdaderos patriotas que debían decidir sin modelos ni esquemas previos, el destino, no sólo del territorio del Río de la Plata sino prácticamente lo que algunos consideraban un derrotero continental.

El Congreso inaugura sus sesiones el 24 de marzo. Las posturas distan de ser unánimes y hubo discusiones sobre los temas a tratar y la mejor actitud que deberían tomar frente a todo lo que tenían por delante, especialmente lo referido a la declaración de la independencia, y sus consecuencias posteriores. Finalmente se llega a un acuerdo, y en la sesión del 9 de Julio, presidida por el representante de San Juan Narciso Laprida, el secretario del Congreso Juan José Paso pregunta a los representantes de varias de las Provincias Unidas allí reunidos, si deseaban que “Las Provincias de la Unión sean una Nación libre e independiente de los Reyes de España y su metrópoli” lo que fue respondido afirmativamente por aclamación.

Podemos aún hoy imaginar la tremenda emoción que seguramente embargaba a aquellos hombres a los que les tocó definir ese momento histórico. Veintinueve firmas de los diputados presentes rubricaron por unanimidad el Acta manuscrita respectiva con la declaración. Lamentablemente esa Acta original se ha perdido, aunque se conservan copias.

Debemos recordar en este punto que la celebración oficial del 9 de Julio fue establecida por Juan Manuel de Rosas durante su segundo gobierno, en un decreto de fecha 11 de junio de 1835, otorgándole la misma jerarquía como festividad que el 25 de Mayo. También en ese período, cuando muere Encarnación Ezcurra, esposa de Rosas, y la Legislatura de Buenos Aires propone poner su nombre a la avenida de la Alameda que bordeaba el Río, Rosas agradece pero rechaza ese honor para homenajear a su esposa y propone en cambio que se le ponga a dicha avenida el nombre de Paseo de Julio, precisamente como recuerdo de dicha fecha patria.

 

FOTO: Acta con la Declaración de Independencia de la Provincias Unidas de Sud-América, del 9 de Julio de 1816.