27 febrero, 2024
En Retiro

150 años del Círculo Italiano

En el pasado mes de mayo, una de las entidades vecina de nuestra barrio, la Asociación Civil Círculo Italiano, con domicilio en la calle Libertad 1264, ha cumplido 150 años de vida.

Por el aporte que hace a nuestro barrio con su actividad social y cultural, hemos creído que podría ser de interés de los lectores de La Gaceta del Retiro, conocer algunos de los pasos más trascendentes en el transcurso de esos 150 años.

Así comenzamos diciendo que la historia del Círculo Italiano está ligada a las historias de la Argentina e Italia, ya que el origen del “Circolo” se concreta a pocos años de la integración territorial de nuestro país con la incorporación de la Provincia de Buenos Aires en 1859 y como si fuera un reflejo de lo ocurrido en la Argentina, en 1861 en la península itálica se concretó la instauración del Reino de Italia, emergiendo así como un nuevo estado en el mapa de Europa.

Por eso no es de extrañar que en nuestro país la colonia italiana hasta esos años viviera en agrupamientos de familias, vínculos de profesión y/o paisanos vecinos originarios de cada una de las regiones de su procedencia, manteniendo incluso sus respectivos dialectos.

Por el contrario, al haberse consolidado el nuevo estado italiano surge el deseo de los residentes en nuestro país y, más precisamente en la Ciudad de Buenos Aires, de nuclearse en instituciones con vocación nacional italiana más que regional.

Entre ellas aparecen asociaciones con ese espíritu y siguiendo el orden de su creación corresponde mencionar a la Societá di Beneficenza per l’Ospedale Italiano (1853), la Unione e Benevolenza (1858), la Nazionale Italiana (1861), Reduci dalle Patrie Bataglie (1869.

Seguidamente aparece la Asociación Círculo Italiano, cuando en el año 1873 un grupo de personalidades de la colonia italiana, dejando de lado las doctrinas e ideas políticas que por varios años los habían dividido, decidieron formar un centro social para facilitar el encuentro entre connacionales. Para ello se encargó al Dr. Paolo Tarnassi constituir una comisión que llevara a cabo la iniciativa. La asamblea constitutiva tuvo lugar el 16 de mayo del mismo año, siendo elegido primer presidente el Dr. Carlos Gallarini, fijando su sede en la esquina de las calles Suipacha y Cuyo (hoy Sarmiento).

El 24 de enero de 1880 se realiza una reunión conjunta con las autoridades del “Círcolo Vittorio Emanuele II” en la que deciden la fusión de ambas entidades, hecho que se exterioriza en un acto público el día 27 de agosto de ese mismo año, en los salones de la Confitería del Águila, sita  en Florida entre Cangallo y Bartolomé Mitre.

Con posterioridad y para mejor desarrollo de sus actividades fue necesario alquilar sucesivamente nuevos inmuebles, uno en la calle San Martín 110; a los pocos años otro en la calle Victoria 658, y por último, en el Palacio Devoto de la calle Florida 8, propiedad de los Sres. Antonio y Bartolomé Devoto, que fuera inaugurado en 1901 con una fiesta de gran esplendor a la que concurrieron entre otros, el Sr. Presidente Julio A. Roca.

Gracias a la encomiable disposición de la familia Devoto, el Círculo pudo permanecer en dicho inmueble durante 23 años. Vale recordar que en dicho lugar se conformó, en el año 1906, el “Comitato” para la construcción y donación del Monumento a Cristóbal Colón y donde se exhibieron las maquetas posibles de tal monumento, habiéndose elegida por sus socios la que luego fuera llevada al mármol tal como hoy se la conoce, luego de un penoso tránsito que merece una nota aparte.

La prosperidad de la asociación, llevó a sus asociados a pergeñar la idea de la compra de un inmueble para su sede, hecho que se concreta en forma progresiva con la compra, primero, de unas fincas sobre la calle Florida,  esquina Av. Corrientes y al poco tiempo, la compra de otras dos propiedades que constituían la referida esquina con esa avenida.

La obra que obligó demoler dichas propiedades y construir el nuevo edificio, demandó varios años.

En 1916 llegaron desde Italia los bloques de granito para recubrir el frente. Detalles sobre las características del edificio se encuentran en la obra “Gli italiani nell Sud América e il loro contributo a la guerra 1914-1918”, de Arigoni y Barbieri, en la que se hace descripción del edificio que contaba con doce pisos, tres ascensores, en la terraza un observatorio para información meteorológica y de la indicación de la posición de las naves que arribaban al puerto; departamentos para huéspedes, comedor, biblioteca, pedana para esgrima, salas de billar y juegos, locales en planta baja para alquilar y por la calle Florida con importantes zócalos de mármol en el frente.

Pudo concretarse la inauguración el 29 de agosto de 1924 con la presencia del heredero de la corona de Italia, el Príncipe Umberto di Savoia, quien luego fuera el último Rey de Italia. También asistieron el Presidente de la Nación, Marcelo T. de Alvear, todo su gabinete, cuerpo diplomático, autoridades eclesiásticas y militares y las más distinguidas personalidades sociales y políticas de la época.

Pero a causa de sucesivas crisis económicas del país y propias de la institución, luego de infinitos esfuerzos para mantener dicha sede, el Círculo Italiano debió ceder en su intento y se vio obligado a vender esa importante propiedad en el año 1943. A partir de ese momento los consejeros de la época se abocaron a la tarea de buscar otro edificio apropiado, logrando el 29 de septiembre de 1944 adquirir al Sr. Antonio Alejandro Mariano Leloir, la actual sede de la calle Libertad 1264/70 de esta ciudad, donde fiel a sus orígenes, viene desarrollando la actividad social y cultural que es admiración entre los vecinos de la Ciudad y visitantes del interior y de otros países.

Entre sus asociados se distinguen el Dr. Carlos Pellegrini  -Presidente de la Nación en 1890- ; el Conde Antonio Devoto   -fundador del Banco de Italia y Río de la Plata y quien también presidiera el Hospital Italiano y  el Ing. Agostino Rocca  -impulsor del Grupo Techint-  quien condujo el Círculo desde 1959 a 1965.

Era usual que los grandes artistas italianos, como Enrico Carusso en 1899, Arturo Toscanini en 1903 y Giacomo Puccini en 1905 visitaran el Círculo Italiano en sus viajes a la Argentina.

En su trayectoria se destacó la práctica de esgrima, así fue que ya en 1895 había instalado una academia el maestro Ernesto De Marinis, alternándose en el tiempo famosos maestros como Greco, Pini, Giuseppe Luccetti, Cándido Sassone y Féliz Galimi.

Asimismo, recibió la visita de distintos Presidentes de la Nación, legisladores nacionales, miembros de la Corte Suprema y diplomáticos argentinos y extranjeros, siendo habitual que, tanto la Embajada de Italia, el Consulado y la Agregaduría Militar de la Embajada de Italia, hagan sus celebraciones anuales en los salones del Círculo.

Los asociados del Círculo también lo son del Club Europeo de Argentina por cuanto, como asociación, fue una de las instituciones fundadoras.

Hoy nadie duda sobre el aporte que el Círculo Italiano ha hecho y hace para bien de la colectividad italiana y la sociedad argentina en general; le auguramos un exitoso futuro.

 

Horacio Humberto Savoia.

hhsav@fibertel.com.ar

 

FOTO: El Círculo Italiano en la actualidad.