Ya está Casa FOA en Retiro

Casa FOA es ya un clásico del diseño, la decoración y el paisajismo, que se realiza año a año en algún edificio o espacio de valor patrimonial o histórico de la Ciudad de Buenos Aires al que se pone en valor especialmente para el evento, y luego de concluir éste queda reciclado y apto para otros usos. El objetivo central, más allá de mostrar tendencias y tareas que realizan importantes firmas del rubro, es apoyar a la Fundación Oftalmológica Argentina en su relevante labor de investigación y atención especializada.

El espacio fue interrumpido en su habitualidad por la pandemia, pero este año volvió con todo, y en el barrio de Retiro. Abrió sus puertas al público en su 38ª edición bajo el lema “Escenarios Futuros” el pasado 14 de octubre. El lugar no podía ser mejor, por su ubicación y características: es el edificio contiguo a la iglesia Madre Admirable, situado en Arroyo y Suipacha, muy familiar para los vecinos del barrio. Y con mucha historia además. Ese edificio fue originalmente una casa, que fue adquirida hacia 1920 por Concepción Unzué de Casares y refaccionada y ampliada para hacer una Escuela-taller para niñas, a la que se agregó una capilla que se llamó Mater Admirabilis. Alli se va a hacer más adelante un Pensionado, y posteriormente un Asilo de Ancianos. Cuando en 1992 ocurre el atroz atentado a la Embajada de Israel situada enfrente, el edificio y la iglesia sufren importantes daños. Se reconstruye eso en lo posible, pero hubo sectores que necesitaban una restauración y puesta en valor, que ocurre ahora con la instalación allí de Casa FOA.

Un ambiente interior, uno de los espacios de la muestra.

Los diseñadores que participan trabajaron interviniendo 1200 metros cuadrados que se distribuyen en 33 espacios, un jardín urbano, una cafetería y un shop de diseño, todo distribuido entre la planta baja y dos pisos superiores, que lucen increíblemente transformados a partir de estas intervenciones, sorprendentes en calidad y categoría de diseño y materiales. La muestra es, según lo plantean sus organizadores y realizadores, “una invitación a repensar hacia adelante el vínculo entre diseño y futuro, las nuevas formas de habitar el espacio interior, la incursión de la tecnología en la vida cotidiana, y sobre la convivencia entre la arquitectura patrimonial y la ciudad contemporánea”.

La cocina es un lugar de especial atención.

En los espacios específicos de la muestra pueden apreciarse diferentes ambientaciones de exquisito diseño, desde dormitorios, livings, salas de estudio, cocinas, y hasta los baños públicos realizados con elementos contemporáneos que marcan tendencia. También los espacios exteriores como el jardín y terrazas.

En Casa FOA de este año sin embargo, hay elementos especiales a destacar. Fundamentalmente se realiza en un entorno de excepcional calidad arquitectónica y urbanística en general. El Museo Isaac Fernández Blanco especialmente linda con la edificación de la esquina en la que se desarrolla Casa FOA 2022, y esto ha sido aprovechado conectando ambas edificaciones con una escalera especialmente realizada para el evento, de modo que el Museo participa también con algunos de sus espacios, en particular el hermoso jardín de estilo colonial español. Y se indica la posibilidad, para los visitantes de otros barrios o los turistas, de conocer a la vez otros lugares magníficos del barrio, entre ellos el Palacio San Martín, la iglesia del Socorro, el Palacio Ortiz Basualdo-Embajada de Francia, el Edificio Estrugamou, la Plaza San Martín.

El Museo Fernández Blanco también participa de Casa FOA 2022.

Casa FOA puede visitarse hasta el 20 de noviembre en Suipacha 1410 (y Arroyo), todos los días de 12 a 20 hs. Las entradas pueden adquirirse a través de la página: casafoa.com.

 

Foto de Arriba: La fachada del edificio de Arroyo y Suipacha donde se realiza Casa FOA 2022.

(Fotos La Gaceta del Retiro).