La imagen de la Virgen de Lujan de Malvinas está hoy en la Antártida

Hoy podríamos hablar de la Virgen Viajera. Hace casi 38 años, cuando se desencadenó la Guerra de Malvinas, en 1982, una imagen de la Virgen de Luján fue donada para que acompañara a los soldados argentinos en el difícil conflicto. La imagen fue llevada por el que era capellán de la Fuerza Aérea Argentina Monseñor Roque Manuel Puyelli, y colocada en una iglesia de las Islas. Luego del desenlace de este conflicto se había perdido el dato de dónde se encontraba la imagen. Hace unos tres años se mencionó en una publicación de Veteranos de Malvinas, que se encontraba en la Catedral Castrense en Aldershot, Inglaterra; pero fue en realidad el accionar de un grupo católico de Quilmes la que activó el tema. Se hicieron gestiones para recuperar la imagen, y la misión le fue encomendada al obispo Castrense Monseñor Santiago Olivera, quien se entrevistó con el Obispo Castrense de Gran Bretaña, Moseñor Paul James Mason, quien decidió devolverla a la Argentina. A su vez el obispado argentino decidió regalar una réplica al Obispado de Gran Bretaña. El Papa Francisco bendijo en una ceremonia especial ambas imágenes, y así a fines del año pasado la Virgen de Luján, traída por una pequeña comitiva encabezada por Monseñor Olivera,partió en un vuelo directo desde Roma al aeropuerto de Ezeiza, donde fue recibida con honores militares.

Desde entonces no ha dejado de viajar por el país. Luego de pasar diferentes lugares de la Ciudad de Buenos Aires comenzó su recorrido en la Provincia: Pilar, Quilmes, Luján, fueron algunos de los lugares donde fue recibida con emoción, no faltando por supuesto una cantidad de relatos respecto a su presencia en Malvinas. Pero luego fue hacia el sur, y recorrió las principales ciudades de la Patagonia, comenzando en Neuquén y llegando hasta Ushuaia. En todos los lugares estuvieron Veteranos de Malvinas, se celebraron misas, fue el centro de diversos actos oficiales, y en Ushuaia por ejemplo fue visitada por los pobladores de la Ciudad en la Intendencia Municipal.  Desde esta capital austral, donde estuvo varios días, fue trasladada en el Rompehielos Almirante Irizar rumbo a la Antártida. El primer desembarco en el continente blanco fue en la Base Esperanza, posteriormente llegó a las Bases Carlini y Orcadas, y permanecerá durante lo que resta del verano antártico en las San Martín y Marambio. Seguramente volverá luego a Buenos Aires, porque se ha dicho que su destino definitivo estará en Luján.

FOTO:  La Virgen de Lujan de Malvinas está en la Antártida