Un edificio de nuestro barrio vinculado al Polo Sur

Desde el año 1956, el edificio de la calle Cerrito 1244/48, en nuestro barrio de Retiro, pertenece al IAA (Instituto Antártico Argentino). Fue el primer Instituto Antártico del mundo concebido con la misión de coordinar todos los asuntos relacionados con nuestra Antártida, ya sea desde el punto de vista científico como militar.

Del lugar donde se encuentra el inmueble en cuestión podemos decir que son dos parcelas. Una “playita” sin construir que está más cerca de Arenales, y el petit hotel que linda con el CAI (Centro Argentino de Ingenieros) para el lado de Juncal.

Como vecino, debo confesar que toda la vida creí que se trataba del mismo organismo que aglutina a los ingenieros. Este predio ha desatado una fuerte puja en diferentes sentidos en los últimos tiempos, ya que tuvo que mudarse para hacer “mantenimiento y refacciones”. Lo mudó el gobierno anterior a otro inmueble alquilado en la calle Balcarce 290, que queda a una cuadra del Ministerio de Defensa. Hay quienes creen que debería volver cerca de la Cancillería, ya que este Instituto no está más bajo la órbita del Ministerio de Defensa como cuando fuera fundado por el General Pujato. A diferencia hay quienes consideran que en la misma situación crítica queda abierta la posibilidad de pedir otro inmueble con la idea de englobar todas las necesidades que en realidad siempre tuvo la entidad, ya que el deposito que también utiliza el mismo Instituto para la logística en la zona del puerto, es por donde pasará el denominado “Paseo del Bajo” que ya está en marcha.
Por otro lado el gobierno nacional actual formó desde el primer momento una Agencia para administrar todos los inmuebles del Estado. Su presidente, Ramón Lanús, que a su vez depende de Jefatura de Gabinete, propone “englobar las dos parcelas y venderlo a un privado que tendrá que respetar las normas del código de planeamiento urbano” ya que “actualmente se encuentra desocupado y en mal estado de conservación”. Esta Agencia quiso subastar el inmueble el 15 de diciembre de 2016 pero la subasta quedó desierta en el Banco Ciudad por falta de oferentes, y para colmo fue suspendida por una medida cautelar. Esta   medida fue presentada por un señor en carácter de simple ciudadano, y argumenta varias cuestiones del proceso de venta y algunos puntos buscando el

resguardo patrimonial. Expresa en su presentación que: “el   inmueble mencionado es una obra del arquitecto francés Joseph Gire, desarrollada por el ingeniero Molina Civit”.

Si bien Gire no construyó mucho en nuestro país, todos los días vemos en nuestro barrio algunas de sus obras, como el edificio de la Conferencia Episcopal Argentina en Suipacha 1032, o el anexo del hotel Plaza en el ángulo de esquina de Florida y Marcelo T. de Alvear. Junto a Molina Civit dispusieron un pasaje vehicular y cubrieron esta porción del lote con la misma estética al prolongar el basamento existente.

Gire fue renombrado por sus obras en Brasil, entre los que se destaca el primer rascacielos carioca de 22 pisos inaugurados sugestivamente en 1922.

Volviendo   a   los   argumentos   de  la   medida   cautelar, Esta sostiene que: “El departamento de Geofísica,   la biblioteca histórica, el laboratorio de electrónica, el museo, una sala auditorio, su imprenta y publicaciones, continuaron operativas en esta sede de la calle Cerrito hasta que se prohibió su ingreso al inmueble, dos meses antes de la promoción de esta acción”.

Sin duda es delicado todo lo que sucede en torno a este inmueble en nuestro barrio. Pero más allá de lo edilicio, hay otro aspecto que importa mucho y es la atención debida al tema antártico. Conviene tener en cuenta lo que Andrés Cisneros, quien fuera vicecanciller en el gobierno de Menem por 10 años, advirtió en estos días: “Si no recuperamos las   Malvinas, en 30 años perdemos la Antártida”.

Pedro Bustillo

pb@bridge-argentina.com.ar Esmeralda 950 (Torre Bellini)

Retiro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.