Un arreglo inconcluso

En la Ciudad de Buenos Aires abundan los arreglos en calles y otros espacios públicos, en los que siempre hay un cartel que pide perdón por las molestias, e indica que todo va a mejorar con el arreglo terminado. Suponemos que así será, siempre y cuando no comience otro a pocos metros, con lo cual las molestias se renuevan constantemente.

En nuestro barrio de Retiro nos hacemos eco de la mayoría de esos arreglos, algunos de envergadura como hemos tenido en calles importantes de la zona, y que por suerte ya han concluido. Al menos en su mayoría. Tenemos sin embargo alguno que parece no terminar nunca. Y es el caso de una perforación importante en la vereda de Libertad al 900. Hace más de dos meses, si la memoria no nos falla, que han roto la vereda y puesto unas vallas bastante amplias que obligan a bajar a la calzada a los transeúntes.

No sabemos si el trabajo está terminado o no, más pareciera que no, porque no han rellenado el hueco, aunque las vallas son ahora más reducidas. Pero todo ahí quedó, un arreglo inconcluso. ¿Qué se reparó? No sabemos, sólo que sigue la necesidad de bajar a la calzada porque no se puede transitar por esa parte de la vereda, y no hay asomo de que algo cambie. ¿Qué deben esperar los vecinos de la cuadra y todos los que por allí transiten?

FOTO: Las vallas obligan a los transeúntes a bajar a la calzada (Libertad al 900, casi Paraguay).