Siguen los robos en puertas de la Ciudad

Manijas, pasamanos, tapas varias, todo eso es objeto de interés para quienes se ocupan de sustraer de las puertas y paliers de edificios esos elementos para luego venderlos. Una modalidad de delito que puede inscribirse en la depredación urbana que se da en otros rubros, pero que de un tiempo a esta parte se ha hecho presente en la Ciudad en forma muy evidente, como ya hemos destacado en más de una oportunidad desde estas páginas. Y nuestro barrio de Retiro es uno de los más asaltados en este aspecto, ya que, con sus edificios valiosos tiene elementos de interés para los cacos que se ocupan de eso.

Ahora le ha tocado, en una noche reciente, a dos edificios linderos entre sí de la calle Libertad al 900, donde se han sustraído los porteros eléctricos (ver fotos), que lógicamente eran de bronce.

Claro que no se puede pretender que cada edificio tenga vigilancia. Y hemos tenido información sobre algunos de estos individuos que han sido aprehendidos con el material sustraído, en todos los casos elementos de metal. Pero seguramente que son puestos en libertad rápidamente. Ahora, si se sabe cuáles son los negocios que compran esos elementos robados, nos preguntamos entonces si no se podría tomar alguna medida en este sentido para evitar estos robos, que más allá del deterioro edilicio y de lo estético, su reposición representa una carga económica más para los bolsillos de los porteños que viven en edificios de departamentos y deben restablecer una y otra vez esos elementos indispensables. Lo mencionado parece una situación menor dentro de una problemática difícil como la actual, pero es indudablemente una muestra de un estado de cosas.

FOTOS: Los porteros eléctricos fueron sustraídos de sendos edificios en Libertad a 900.