Sorbetes plásticos: prohíben su entrega en quioscos y locales

El consumo de elementos plásticos descartables es uno de los mayores problemas que afectan el medio ambiente urbano. Como una medida más de protección ambiental, el ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad ha prohibido, a partir del viernes 22 de noviembre, la entrega, uso y expendio de sorbetes plásticos de un solo uso, estableciendo a la vez multas para quienes no cumplen con esta disposición. 

La medida alcanza a locales gastronómicos, quioscos, hoteles y boliches. Desde este viernes, sólo los darán si el cliente los pide. Y dentro de seis meses ya no podrán entregarlos en ningún caso.

La prohibición fue establecida por la Resolución 816/MAyEP/2019 que se desprende de la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos N° 1.854 (texto consolidado según Ley N° 6.017) que en el mes de mayo inició el proceso de abandono del uso de este tipo de productos plásticos desalentando la entrega en distintos comercios.

Se informó asimismo que desde la entrada en vigencia de la resolución los inspectores del Gobierno de la Ciudad están realizando una campaña específica para controlar la aplicación de esta norma.

La medida alcanza a:

  • hoteles de 4 y 5 estrellas;
  • shoppings, galerías comerciales y centros comerciales a cielo abierto,
  • locales que posean una concurrencia de más de trescientas personas por evento;
  • establecimientos pertenecientes cadenas comerciales (más de cinco establecimientos que se encuentren identificados bajo una misma marca comercial, sin distinción de su condición individual de sucursal o franquicia);
  • locales de baile y comercios donde se sirven y/o expenden golosinas, comidas y/o bebidas.
  • comercios que expenden y/o fraccionan productos alimenticios;
  • comercios que elaboran y/o expenden productos alimenticios de venta inmediata;
  • comercios donde se sirven o expenden comidas, locales para la venta de golosinas envasadas.

Buenos Aires se suma así a otras ciudades de Argentina (Pinamar, Mar del Plata, Mendoza, Ushuaia) y del extranjero (entre otras Nueva York, Río de Janeiro, Miami, Vancouver y muchas más) que ya han prohibido el uso de estos implementos.  

También la medida se suma a la prohibición de la entrega de bolsas plásticas en los supermercados, que se implementó en Buenos Aires en 2017.