Buenos Aires vista por pintores y grabadores del S. XIX. Nota 6: Pallière

Por Josefina del Solar

La Ciudad de Buenos Aires ha tenido y tiene una dinámica muy marcada en su desarrollo urbano. Es por eso que, entre otras razones, siempre resulta interesante el acercamiento a testimonios visuales del pasado de esta ciudad. En esta sección del periódico estamos recordando a quienes dejaron imágenes de Buenos Aires anteriores a la fotografía. Son pintores y grabadores que hicieron su obra principalmente en la primera mitad del siglo diecinueve.

Fue aquella una época en la que, por varias razones, hubo un gran interés, particularmente por parte de los europeos, por el conocimiento y la consiguiente descripción de nuestros países americanos y en especial por el Río de la Plata. Por eso vinieron a nuestras costas muchos extranjeros, en su mayoría ingleses y franceses, que se interesaron por describir las costumbres y formas de vida que observaban. Y algunos de ellos, dotados de capacidades artísticas, plasmaron imágenes de la vida rural y también de lo que nos interesa en este punto que es la Ciudad de Buenos Aires, muy pequeña todavía por entonces.

Nos hemos ocupado ya en esas notas de algunos de estos pintores o grabadores, diríamos los más significativos.

Ahora recordaremos a uno de ellos, muy importante: Juan León Pallière (1823-1887) quien fue dibujante, pintor y litógrafo. Nació en Río de Janeiro pero de padre francés, de modo que fue registrado con esa nacionalidad. Provenía de familia de artistas por ambas ramas. Siendo todavía muy chico su familia fue a radicarse a Francia y allí va a iniciar Pallière sus estudios artísticos. En 1855 viene a Buenos Aires, donde va a trabajar en su obra durante más de diez años. Recorre el país y países vecinos, y de esos viajes surge su álbum Escenas Americanas. Durante su estadía enseña dibujo en un colegio de esta ciudad.

En cuanto a sus trabajos artísticos, muchos de ellos muestran escenas rurales, pero también están los que reflejan la pequeña Buenos Aires de entonces, como es el caso de la ilustración que acompaña esta página. En 1866 regresa a Francia donde fallece un par de décadas después.

Alguna de sus obras más importantes puede verse en el Museo Nacional de Bellas Artes.

FOTO: J. L. Pallière: Una calle de Buenos Aires.