Museo Fernández Blanco: también tiene indumentaria en su colección

El Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco es una joya de nuestra ciudad y del barrio de Retiro especialmente. En lo arquitectónico por una parte, pero no menos en lo que atesora en su colección de arte colonial, que es única en el país.

Recordamos lo que posee en platería, en imaginería, en arte religioso, en objetos de la vida cotidiana de esa época. Pero no siempre lo relativo a indumentaria. Lo que sigue es parte de un texto del propio Museo que acompaña la exhibición de una casaca de seda del siglo XVIII que forma parte de su patrimonio:

Pocas oportunidades tenemos de contemplar las colecciones de indumentaria y hacer foco en los detalles que escapan a la vista en una exhibición. En la serie de publicaciones #haciendofoco les mostramos detalles de piezas de ambas sedes, como esta casaca de seda de fines del siglo XVIII, cuya puntada casi imperceptible fue el producto de la habilidad de una maestra o maestro bordador. Perteneció al barón Robert de Sourcouff y fue adquirida a su descendiente Jeanne Coppin de Schiaffino.

En el subsuelo del #PalacioNoel se encuentra la sala ‘Con el sudor de sus rostros: Artesanos y gremios en la Buenos Aires colonial’. En Buenos Aires, el término gremio era utilizado desde época muy temprana por los artesanos y las autoridades, sin embargo fue recién en 1780 que el Virrey proclamó: ‘la conveniencia de reducir a gremios y por clases a todos los artistas y oficiales mecánicos’, ordenando comparecer ante el Escribano de Gobierno a quienes fuesen maestros, oficiales o aprendices. Los zapateros que se presentaron fueron 354, constituyendo la actividad artesanal con mayor cantidad de miembros de la ciudad, seguida por la de los carpinteros, los sastres y los albañiles. Los artesanos constituían una categoría social amplia, diversa y jerárquica, siendo el material con el que trabajaban lo que determinaba la diferencia”.

FOTO: Casaca de seda siglo XVIII. Patrimonio del MIFB