12 abril, 2024
Temas de Hoy

Guillermo Rawson, el pionero del higienismo en Argentina

El 2 de febrero se cumplieron 134 años del fallecimiento de Guillermo Rawson, encumbrado médico, político y docente argentino. Es considerado el padre del higienismo en nuestro país, es decir, la corriente de la medicina cuya mirada trasciende la enfermedad en sí misma para ocuparse de los factores ambientales que la propician. Uno de los hechos más importantes de su trayectoria fue haber promovido la fundación de la Cruz Roja Argentina en 1880.

Su nombre completo era Guillermo Colesbery Rawson. Nacido en la ciudad de San Juan el 25 de junio de 1821, era el segundo hijo de un matrimonio formado por el norteamericano Aman Rawson, que había dejado su puesto de médico naval para afincarse en Argentina, y de la señora Justina Rojo, miembro de una conocida familia local. Su segundo nombre fue puesto por su padre, quien fue gran amigo del doctor Guillermo Colesbery.

Sus primeros estudios los realizó en su provincia natal. La prematura muerte de su madre hizo que la educación de Rawson quedara en manos de su padre, quien llevó a su hijo a Buenos Aires para ponerlo bajo la orientación del Dr. Diego Alcorta, un muy reconocido médico. Por ese intermedio fue aceptado en el colegio de los padres jesuitas, el Colegio de San Ignacio, donde su inteligencia y sagacidad se destacaron rápidamente.

Debido a los problemas que tuvieron los jesuitas en el gobierno de Rosas, que derivaron en el cierre del Colegio, Rawson completó sus estudios en el Colegio Carolino (hoy Nacional de Buenos Aires) e ingresó a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, de la cual egresó como doctor en 1844, a los 23 años, con sobresalientes calificaciones. Su tesis de graduación se tituló “La transmisión de las facultades fisiológicas y patológicas en el hombre por vía de la herencia”, un tema poco trabajado en esa época.

Rawson regresó entonces a San Juan, donde ejerció como médico atendiendo a las familias más importantes hasta que –movido por su rechazo a Rosas- comenzó su carrera política: fue electo diputado provincial en 1849. Durante una de las sesiones se opuso al otorgamiento de facultades extraordinarias a Rosas. Asimismo, se enfrentó al gobernador Nazario Benavídez, lo cual le valió estar quince días preso. De su actividad parlamentaria provincial deben rescatarse la promoción de la enseñanza pública y la creación de municipalidades rurales.

En 1854 fue electo diputado al Congreso de Paraná, donde ocupó la vicepresidencia de la Cámara. Fue opositor a la política de Urquiza. En 1857 renunció a su cargo y se radicó en la ciudad de Buenos Aires. En 1861 y 1862, fue senador provincial y nacional, respectivamente. En la Cámara Alta, tuvo una descollante actuación como orador cuando se produjo la discusión sobre el proyecto de la federalización de la ciudad de Buenos Aires.

Guillermo Rawson.

En 1862 renunció a su banca en el Senado porque el general Bartolomé Mitre, el presidente de entonces, lo convocó para que asumiera el cargo de ministro del Interior. Su desempeño fue muy relevante. En el curso de su gestión como ministro intervino en la creación del telégrafo de Buenos Aires a Rosario y a Montevideo. Emprendió la construcción del ferrocarril de Rosario a Córdoba, implementó el sistema métrico decimal y fue interventor federal en la provincia de Córdoba. Durante la epidemia de cólera, que se propagó desde los ejércitos que combatían en Paraguay hasta Buenos Aires, prestó servicios como médico, además de ser ministro. En esa misma época planificó y organizó el asentamiento de colonos galeses en la Patagonia, por lo cual, en reconocimiento a esa labor, la capital de la provincia de Chubut lleva su nombre. Además, impulsó la realización del Primer Censo Nacional que tuvo lugar en 1869, durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento. En 1868 dimitió a su cargo como ministro debido a su objeción al sistema de “gobiernos electores”, por considerar que vulneraba la voluntad popular.

El 23 de mayo de 1870 se incorporó al Congreso Nacional como Diputado por la provincia de Buenos Aires. En 1871, aportó esfuerzo y abnegación para combatir el flagelo de la fiebre amarilla que asolaba a la población porteña. En mayo de 1873 inauguró la Cátedra de Higiene Pública en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires; estuvo al frente de la misma durante varios años. Durante ese tiempo, se ganó el respeto y la admiración de todos. Un año más tarde ocupó una banca en el Senado de la Nación por San Juan, donde sostuvo un airado debate con su compañero senador y comprovinciano Sarmiento por la ley de amnistía general. Finalmente prevaleció la posición de Rawson por sobre la de Sarmiento.

En 1876 representó a la Argentina en el Congreso Médico de Filadelfia, donde presentó un destacado estudio sobre la higiene pública de la ciudad (“Estadística vital de Buenos Aires”), el más completo que hasta entonces se había escrito sobre el tema. El informe incluía recomendaciones sobre urbanización, tratamiento de residuos, distribución de agua, sistema de cloacas y desagües, creación de espacios públicos abiertos, construcción de plazas, etc. El trabajo inauguró en el país los estudios de higiene, con carácter social y vinculado con el aspecto demográfico.

Durante ese mismo año sus conferencias sobre Higiene Pública fueron publicadas en París por su discípulo, el doctor Luis Maglioni. En 1877 Rawson fue nombrado Académico de Honor de la Facultad de Medicina en mérito a su actuación en el mencionado Congreso. Al año siguiente fue designado vicepresidente del Congreso de Demografía celebrado en París.

En 1880, ante la inminencia del enfrentamiento armado que sacudió a Buenos Aires por la sucesión presidencial y la federalización de la provincia, Rawson propició la fundación de la rama local de la Cruz Roja, junto al cardiólogo español Toribio Ayerza, y fue designado Presidente Honorario de la entidad. Las funciones de la institución comenzaron el 10 de junio de 1880 en la sede de la calle Reconquista 93 de la ciudad de Buenos Aires.

En 1881 Rawson comenzó a padecer una enfermedad ocular, por lo cual se trasladó a París para su tratamiento. Permaneció allí por un año y luego regresó a Argentina, donde trabajó principalmente en su Cátedra de Higiene y en su consultorio particular. En 1883 el Congreso Nacional le otorgó una pensión honorífica “en mérito a los servicios prestados a la patria”, parte de la cual destinó a establecer un premio anual que reconociera al mejor trabajo sobre Higiene presentado en la Facultad. En 1884 debió abandonar la docencia debido a su delicado estado de salud. Lamentablemente, la enfermedad reapareció en 1885 y Rawson retornó a París para continuar con el tratamiento. Ese mismo año publicó su famoso “Estudio sobre casas de inquilinato”.

Este destacado médico falleció en París el 2 de febrero de 1890, a los 68 años. Dos años después de su muerte, sus restos fueron repatriados y descansan en el Cementerio de la Recoleta, en el Panteón de los Ciudadanos Meritorios. Se acuñó una medalla en su honor que se conserva en el Buenos Aires Museo. Un importante hospital metropolitano llevó su nombre por muchos años y hoy es un Hogar de Ancianos del Gobierno de la Ciudad.

También un imponente monumento se erige en su homenaje en el barrio de Recoleta, más precisamente en la plazoleta República de Tailandia, ubicada en la intersección de las avenidas Las Heras y Pueyrredón. Realizada por el escultor Héctor Rocha, la estatua fue inaugurada el 1 de septiembre de 1928. El pedestal está realizado en mármol, coronado por la figura sedente de Rawson en bronce. Detrás de él se observa una figura femenina que simboliza La Ciencia y además se lee una frase del discurso que Mitre pronunciara en el funeral del Dr. Rawson: “Jamás encontré en la vida un ser tan bellamente dotado que más se acercase al ideal de la perfección moral”. A ambos lados, otras figuras en bronce representan La Elocuencia y El Saber, ambas con vestimentas romanas. En el frente del monumento se puede leer “Laus – Virtutis – Actio”, que significa “el elogio de la virtud es la acción”.

Laura Brosio

 

Foto de Arriba: Monumento a Rawson en Recoleta.