Escudero: Universo de Sueños Reales

Por Marcela Davidson –

Soledad Escudero es una artista visual argentina nacida en Buenos Aires. Reside en Bariloche desde hace varias décadas y ha desarrollado su profesión artística en el Sur.
Los blancos del invierno parecen haberse instalado en su torrente creativo para determinar una experiencia expresiva realizada en entramado textil y acuarela. Soy espectadora de sus retazos emotivos y por un momento dejo de lado la contemplación para dejarme entremezclar por  hilos y aguadas de sus sueños poéticos: el blanco como una bandera que se rinde frente a las imágenes en negro representando por ejemplo una cama, de la que emergen brazos extendidos intentando sobrevivir al hundimiento. Al sentir esa imagen, la interpretación personal recrea una significación propia. La artista parece escudarse con edredón y retazos de sábanas blancas. ¿Escudarse de qué?  ¿Tal vez de la aflicción? Somos conocedores de la tristeza y es en la privacidad propia de nuestra cama, como refugio de montaña, la propiedad adonde nos abrigamos a resguardo de la intemperie, en búsqueda del consuelo que otorgan el descanso y sus sueños. 
Transcribe en uno de sus retazos un poema de  Clarice Lispector, cuestionándose sobre el peso de la luz. ¿Pesa la luz?  ¿Entonces también tiene peso la sombra? El arte es en sus manifestaciones una realidad de posibles creaciones. El arte es magia sin trucos.
Escudero es artista y nos dice:
“Me hundo en el sueño del ahogo frágil y blando.
Grita, aúlla, arrolla como un remolino ensordecedor. Voy a ser devorada por su apetito insaciable.” 
Estremece su propia prosa transformada en imagen visual. Hay certeza en las emociones vibrantes de un artista, ellos tienen un umbral hipersensible. Sólo pueden aspirar a nivelarles con la producción de sus obras. 
Hay cambios en una vida que se parecen a un aluvión. Cambios indeseados que arrasan sin piedad hasta lo más arraigado. ¿Qué recurso nos rescata? El arte. Generalmente es generador de movimientos concretos porque reúne materiales para reciclar aquellas experiencias turbadoras. El desconcierto de los cambios indeseados puede mutar a obras como las de Escudero. 
La exposición titulada “El peso de la sombra” contiene la metáfora que Escudero comparte sin señal de ocultamiento. Revela la imagen de una sombra y la comparte porque así de sincero es un artista. ¿Quién no ha padecido el peso de una sombra? Ella puede darle forma y hacer que el nervio ocular pueda captar esa sombra reposando en sí mismo. Cargada con la sombra, intentando como espectadora subir por la trama blanca de los hilos que se rinden en aras de la paz. 
Las obras de Soledad Escudero están en exhibición durante todo marzo y abril en Vertiente, 20 de Febrero 698, San Carlos de Bariloche.

ILUSTRACION: S. Escudero: Me hundo en Universo frágil y profundo.