La nueva Arroyo

La singular calle Arroyo del barrio de Retiro, residencial, tranquila, con locales de arte y anticuarios, con embajadas, con su iglesia Madre Admirable. Con el recuerdo del horrible atentado contra la Embajada de Israel que se renueva en un acto todos los años. Con la Torre Mihanovich que es actualmente el Sofitel, con todo eso y más que forma parte de su historia y de su presente, se nos muestra renovada renovada en su fisonomía. Pese a la resistencia de los vecinos que no querían que se la tocara, en parte por temor a que perdiera algo de sus características, y también por considerar innecesaria una reforma en esta calle, los trabajos se realizaron y ahora está peatonalizada. Lo que significa simplemente que se han reducido su calzada y ampliado sus veredas. Se le han colocado además nuevas luminarias, como se dice en el lenguaje técnico, es decir han incorporado nuevos faroles para su iluminación. Y las consabidas balas que dividen el sector de circulación de vehículos del de los peatones. Y las rejillas de metal que quién sabe si serán suficientes en días de intensa lluvia. Es decir Arroyo se ha modernizado.

La recorrimos de noche para sentir si algo ha cambiado en su esencia. Esperemos que no, que pese a todo siga siendo una calle singular, aunque cortada en dos por la 9 de Julio, única en su diseño y su perfil.

FOTO: La calle Arroyo de noche, se ve bien iluminada.