Koekkoek: muestra en Zurbarán

Stephen Koekkoek (1887-1934) fue un notable pintor nacido en Londres en una familia de origen holandés, en la que también hubo varios artistas.

En 1909 viaja a Sudamérica, donde se va a dedicar ya a la pintura. Llega primero a Perú, luego viaja a Chile y finalmente a la Argentina, radicándose  inicialmente en Mendoza. Luego va a residir en diferentes lugares del país, como Chivilcoy en la Provincia de Buenos Aires, en Rosario y también por supuesto en la Ciudad de Buenos Aires, donde llega a exponer en lugares como la galería Witcomb por ejemplo. Pero su afición al alcohol y las drogas lo llevan progresivamente a la locura, y llega a ser internado en el Hospicio de las Mercedes (actual Hospital Borda).

Prosigue de todos modos su obra pictórica, y más adelante vuelve a viajar a diferentes puntos del país, residiendo un tiempo en Rosario. En 1934 va a Chile donde expone, y donde fallece a causa de una intoxicación.

La obra de este artista es variada en su temática y de gran belleza. Pintó paisajes europeos y de nuestro país, vistas del Riachuelo y de puertos holandeses, e incluso tuvo un período en el que cardenales y procesiones fueron sus temas predilectos. Su paleta era de colores vivos y armoniosos, y realizó solo pinturas, es decir no incursionó por ninguna otra disciplina.

Dejó varios miles de cuadros, algunos pintados sobre maderas, que arrancaba de los muebles de los hoteles en los que se alojaba.

Un estudio de mercado indicó que Koekkoek es el artista con mayor demande del mercado local del arte en la Argentina.

Por estos días está abierta una exposición con un conjunto de sus obras. Es en galería Zurbarán, Cerrito 1522. Puede visitarse en el horario de lunes a viernes de 10 a 21 y los sábados de 10 a 13.

FOTO: Koekkoek: Paisaje cordillerano (1917), una de las obras que se exhiben en Zurbarán.