Informe señala que pese a la inflación mejora el consumo

Anticipando los datos oficiales del INDEC, un sondeo del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM)  detalla que la variación del Índice de Precios al Consumidor de septiembre rondará el 1,4%, por encima de los pronósticos oficiales. Sin embargo, el consumo arroja una suba interanual de casi 2 puntos.

La medición se realizó en el ámbito geográfico de la Ciudad de Bs As, Gran Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mendoza y Mar del Plata, sobre un total de 98.561 tickets de compras realizadas desde el 1 de septiembre hasta el 30 de ese mes en cadenas de grandes supermercados, almacenes, bocas de proximidad y autoservicios chinos. Se evaluó el movimiento de precios de unos 253 productos de la canasta básica, incluyendo alimentos, bebidas, higiene personal y artículos de limpieza. También se relevaron los rubros de indumentaria y calzado, así como los servicios de medicina privada, telefonía y televisión por cable.

En cuanto a la inflación, Miguel Calvete, Presidente del organismo de estadísticas, explicó que “la suba registró durante el noveno mes del año un 1,38 %, con algunos aumentos por sobre el promedio en indumentaria, medicina prepaga, vivienda y servicios básicos, entre otros”. En ese sentido, el sondeo detalló que “la ropa se incrementó un 5,1 %, debido a la mayor demanda por el cambio de temporada” y que “entre los precios regulados, la medicina prepaga fue el único servicio que aumentó, con un alza del 4,9 % promedio”. En el rubro de Alimentos y Bebidas, el segmento que mayor peso tiene en el índice de precios (35% del total), la suba se ubicó en el 1,38 %, sosteniendo el 1,4% promedio mensual en los primeros 9 meses del año.

Sobre este punto, Calvete sostuvo que “teniendo en cuenta que se esperan incrementos, aunque moderados, de tarifas para los próximos meses, será difícil terminar el año con inflaciones en torno al 0,8%/0,9% mensual como preveía el Gobierno” y agregó que “promediaría 1,45 % para los últimos 3 meses del año, cerrando en un 19 % interanual”. Sin embargo, como contrapunto, en el caso del consumo el informe de  INDECOM refleja “una mejora del 1,8 por ciento en septiembre frente al mismo período del año pasado”,  y detalla que ese repunte se basa en la evolución de la capacidad de compra de los salarios, que han recuperado los niveles previos a la caída que se produjo durante el primer año de la gestión actual. Además, en el caso de los productos que integran la canasta básica, el estudio muestra claramente que “hay mucha gente que se sigue sumando a los canales mayoristas, que registran un crecimiento interanual en las ventas del 3,8 %” y agregó que “conjuntamente continúa habiendo un fuerte crecimiento de las ventas de las marcas sustitutas”. Al respecto, INDECOM detalla que hay mucha participación ganada “en distintas categorías de productos como ser artículos de limpieza, cervezas, condimentos, barras de cereales, harinas, detergentes y jabones para lavar la ropa”. A su vez, en otros rubros como puré y salas de tomate, conservas, pastas frescas y aceites, las ventas mayoristas crecieron entre el 4 y el 13,4%, mientras decrecieron en porcentajes similares en los grandes supermercados”.

El trabajo también señala que “continúa observándose una importante transferencia de ventas hacia los autoservicios de proximidad, habiendo mejorando las ventas en esos canales un 1,9 % con respecto a los últimos 12 meses”. Según el estudio,  hoy el total de las ventas se realizan en un 48 % en los puntos de cercanía, en un 17 % promedio en los súper e hipermercados, un 11 % en almacenes barriales y el 24 % restante en superficies mayoristas”. Miguel Calvete consideró que el hecho de que los consumidores han comenzado a mostrar una conducta de sustitución de productos y puntos de venta, “permite el posicionamiento de nuevas empresas y favorece la competencia”. También explicó que “si bien las cuotas siguen representando casi la mitad del consumo, se observa un mayor dinamismo de las compras abonadas con débito o en efectivo, porque los comercios están fomentando esos medios de pago por sobre las tarjetas de crédito por el diferencial que existe en los costos”.

A la vez, se destaca un fuerte impulso a la adquisición de bienes durables, que creció en lo que va del año más un 1,8 % de la mano de los créditos impulsados por el Gobierno Nacional, como lo es el caso de autos y motos, rubro que se viene recuperando más por créditos de la banca pública y privada, que por mejoras en los ingresos de las familias.

Para INDECOM, “otra variable que está haciendo crecer el consumo es el turismo receptivo, con el cual, conjuntamente, también crece el consumo de turistas extranjeros en el país”. Según datos de Visa Argentina, el gasto con tarjeta de crédito de los viajeros creció un 40 % en septiembre, con respecto al mismo mes del 2016.

En cuanto al consumo por sectores, el informe detalla que “en los estratos de menores recursos, el cambio es empujado por la leve recuperación del empleo, la suba del salario real y los recursos que el Estado viene volcando en la previa a las elecciones”. En tanto, “en los segmentos medios y altos se verifica un cambio en el paradigma del consumo, con una tendencia a restringir consumo masivo y volcar ingresos al ahorro, viajes y a los bienes durables”.

Finalmente, Calvete expresó que “en este último cuatrimestre se está comenzando a consolidar la recuperación del consumo que empezó a vislumbrarse a principio de año” y concluyó diciendo que “en ese contexto, la proyección marca que el consumo podría recuperarse por sobre un 2,5 % promedio hacia fin de año”.