El Cabildo de Buenos Aires, escenario visible de los hechos de Mayo de 1810

25 de mayo

El cabildo como institución, en Hispanoamérica, tenía como función esencial la administración de las ciudades en sus diferentes aspectos. Como tal fue una herencia del sistema político español. Era un cuerpo colegiado conformado por diferentes funcionarios, que en los territorios como el nuestro iba a tener una gran importancia.

En el caso de Buenos Aires, al momento de su fundación en 1580 y en el plano que traza en aquella oportunidad, Juan De Garay señala el lugar que le correspondería al Cabildo, ubicado frente a la que iba a ser la Plaza Mayor de aquellos años –actual Plaza de Mayo- que es justamente el mismo que en la actualidad  le conocemos.

Los hechos de la Revolución de Mayo de 1810 que dio inicio al proceso de independencia de la que es hoy la República Argentina tuvieron sus antecedentes y se dieron en diferentes ámbitos; pero como sabemos es en el Cabildo donde se concretó lo esencial de aquel acontecimiento, como lo fue el establecimiento del primer gobierno elegido localmente. Es así como, desaparecida posteriormente la institución cabildo, el edificio que fue su sede se constituyó en un auténtico símbolo visible de aquella gesta de Mayo.

Hoy en día el edificio del Cabildo de Buenos Aires se ve pequeñito en el contexto de la gran ciudad. Y es que no sólo ha crecido su entorno sino que ha sufrido diversas transformaciones edilicias a lo largo de su historia.

Decíamos que el solar que ocupa le fue destinado en 1580. Pero recién pudo edificarse en 1608. La construcción era precaria, como sucedía en general por estas tierras, ya que no se contaba con elementos más duraderos. Años después debió abandonarse porque corría peligro de derrumbe. Las gestiones no se daban muy rápido en aquellos tiempos, y fue recién hacia 1719 que se confeccionan planos para un nuevo edificio. La construcción tarda algún tiempo más, se incia en 1725 y según parece recién se terminó completamente hacia mediados de ese siglo, aunque sin la torre, que se le agregó posteriormente. Este edificio es el que va a albergar las sesiones de los cabildos abiertos de la semana que culminaría el 25 de mayo de 1810 con la creación de la Primera Junta de Gobierno en reemplazo del virrey español. Y es el que podemos ver en el daguerrotipo que ilustra esta página, de 1852. Todavía en el siglo XIX experimenta algunas reformas, como por ejemplo la reducción del que era su amplio balcón. Pero la reforma más significativa se dio en 1880 cuando por obra del arquitecto  Pedro Benoit se lo modifica totalmente, cambiando su estilo colonial por otro italianizante, al que se agrega además una torre desproporcionada a sus dimensiones, por lo que al tiempo hubo que demolerla. También en 1889, por la apertura de la Avenida de Mayo se le quitaron dos arcos al cabildo, y en 1931, para abrir la Diagonal J. A. Roca se demolieron tres arcos de su ala derecha.

El pobre Cabildo porteño era así una edificación incongruente. En 1940 finalmente se le encarga su restauración al arquitecto Mario J. Buschiazzo, quien realiza esta tarea devolviendo su estilo original al histórico edificio, que queda como hoy lo conocemos.

FOTO: Daguerrotipo que muestra el Cabildo de Buenos Aires en 1852. Se considera la imagen más antigua que se conserva de un edificio público de esta ciudad.