La basura, un problema sin solución a la vista

Hace muy poco se renovaron varias calles de este barrio de Retiro, entre ellas particularmente Arroyo, que festejó la finalización de los trabajos y su nueva fisonomía con un festival del Diseño.  Sin embargo, vemos que persisten situaciones que deterioran casi inmediatamente esos logros. Lo señalamos una y otra vez desde estas páginas: el tema de la basura, además de dañar esa realidad recién renovada de calles de este barrio de Retiro, es un hecho absolutamente insalubre. Y no se encuentra una solución.

Desde el Gobierno de la Ciudad se han intentado varias cosas, por ejemplo la instalación de contenedores, que cada tanto se renuevan porque también son dañados. Pero el tema no parece resolverse, en la medida en que no cambien cosas de fondo. El hecho de que se puedan sacar elementos de los contenedores para revisarlos sobre las veredas, que es precisamente lo que muestra la foto que incluimos, impide cualquier solución de ese tipo.  La basura que se ve en la foto, tomada junto a la Plaza de la ex Embajada de Israel, en Arroyo y Suipacha, estaba desparramada frente a sendos contenedores, que previamente fueron vaciados sobre la vereda.

Insistimos que más allá de lo estético -que tampoco es en sí algo para despreciar, dado que los arreglos también contemplan ese aspecto- existe en todo esto un serio problema sanitario que no puede dejarse de lado. Esto ocurre no sólo aquí sino en muchas otras calles del barrio, particularmente los fines de semana, aunque esta situación que aquí graficamos fue observada en un día de semana por la tarde.

Basura desparramada en la vereda de Arroyo y Suipacha, un día de semana a las 5 y media de la tarde.