Alfredo Lazzari, pintor y maestro de artistas boquenses

Por Josefina del Solar –

El barrio de La Boca tiene entre sus características más salientes, desde el punto de vista cultural, la de haber sido ámbito de desarrollo y motivo de inspiración de grandes maestros de la pintura argentina. Y por estos días de mayo podemos recordar, en coincidencia con la fecha de su nacimiento, a quien fue un gran artista, pero además maestro de algunos de los nombres más representativos de la llamada escuela de La Boca.

Alfredo Lazzari, que de él se trata, no era en realidad boquense de origen. Nació en Lucca (Italia), el 25 de mayo de 1871. Realizó su formación artística, exigente y abarcativa de diferentes técnicas, en Florencia y en Roma.

Tenía 26 años cuando vino a la Argentina, contratado para la realización de unos trabajos en la Ciudad de La Plata, que finalmente no se concretaron. Pero aquí se radicó, inicialmente en La Boca durante varios años; se casó, desarrolló su propia carrera como artista y fue maestro de varios importantes pintores como Benito Quinquela Martín, Fortunato Lacamera o Arturo Maresca, entre otros. Tomó la ciudadanía argentina en 1929.

Su propia trayectoria, señalada por exposiciones en galerías como Witcomb  por ejemplo, se combinó con su tarea de maestro de arte, primero en la Sociedad Unión de La Boca y luego también en su propio estudio.

En cuanto a su estilo pictórico, Lazzari introduce en el país la llamada escuela de los Macchiaioli de Italia, emparentada en cierta formacon el Impresionismo francés, especialmente en lo que significó como renovación del arte pictórico, buscando romper con las formas clásicas. Trabajaba esencialmente con manchas de colores en vigorosos contrastes. A la vez su temática se centró particularmente en paisajes urbanos, muchos de ellos del mismo barrio de La Boca.

Lazzari falleció en Buenos Aires el 26 de junio de 1949.

FOTO: A. Lazzari: Olavarría e Irala (óleo)