Acuerdo global por los plásticos

La utilización de plástico en una cantidad de elementos de la vida cotidiana, que una vez usados son descartados y pasan a formar parte de una basura que no se degrada, es un problema muy grave para el medio ambiente. El tema es preocupación de muchos gobiernos que se unen para tomar medidas que puedan aliviar la situación.

La Ciudad de Buenos Aires adhirió recientemente al Compromiso Global para la nueva Economía de los Plásticos, liderado por la Fundación de Economía Circular Ellen Mac Arthur y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Este acuerdo se llevó a cabo a través de la Agencia de Protección Ambiental (APrA) que depende del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad.

Este es un compromiso global que tiene como objetivo una reducción en la generación de plásticos, buscando que tenga a su vez un efecto en la mejora del medio ambiente.

En el caso del Gobierno porteño, esta acción viene a sumarse a otras medidas que ya se han tomado al respecto, como la prohibición de la entrega de bolsas plásticas en los supermercados – se implementó en 2017- o la más reciente que no permite poner a disposición del público sorbetes de ese material en los lugares donde se expenden bebidas sin alcohol.

El compromiso actual conlleva una serie de acciones que buscan  disminuir el uso de algunos plásticos de un sólo uso, entre ellas aumentar la tasa de reciclado y rediseñar e innovar tanto en los productos como en los servicios, por ejemplo fomentar el consumo de bebidas y alimentos con vajilla reutilizable, o buscar incentivos para recuperar los plásticos que puedan ser reciclados.

FOTO: El compromiso global tiene por objetivo la reducción en la generación de plásticos, que tanto daña al medio ambiente.